América Latina aun no le gana la batalla al Covid-19

 En la última semana se registraron cerca de 1,1 millones de nuevos casos de Coronavirus y más de 31.000 muertes en Latinoamérica, la mayoría de ellos en países sudamericanos donde la transmisión sigue estando fuera de control. Además, nueve de los diez países con más muertes recientes en proporción a su población se encuentran en América Latina, donde las campañas de vacunación son lentas y caóticas.

Mientras que la positividad en República Dominicana  es de 19.72 por ciento y en las últimas cuatro semanas es de 17.86 por ciento.

La Red Hospitalaria cuenta con 2,654 camas COVID de las que 1,362 están ocupadas, para un 51 por ciento, con 475 camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) ocupadas de las 649 de que dispone el sistema para pacientes afectados por la enfermedad, lo que representa un 73 por ciento. En tanto que, de un total de 507 ventiladores del sistema, 307 personas están conectadas, para un 61 por ciento.

Salud Pública notifica que desde que inició la pandemia en el país, han fallecido 3,708 personas, con una letalidad de 1.20 por ciento y la mortalidad por millón de habitantes, se ubica en 354.88.

Este reporte, también, señala que el total de muestras procesadas en el país desde que se inició la pandemia es de 1, 627,049, equivalentes a 155,721 por millón de personas.

Contabilizando los datos registrados ayer, América Latina y el Caribe sumó 1.227.480 muertos y 35.646.911 contagios. De los tres países con mayor número de muertos registrados en los últimos días, dos son latinoamericanos: Brasil y Colombia. Entre los más golpeados, Perú registra la mayor tasa de mortalidad, con 576 decesos por cada 100.000 habitantes. Alarmados, los expertos de la región advirtieron, además, del aumento de pacientes jóvenes que requieren hospitalización, y en varias ciudades las salas de cuidados intensivos están llenas o casi llenas, de menores de 40.

Pese a la ilusión que genera la extensión de la vacunación, la pandemia no se detiene en la región y continúa castigándola con cifras dolorosas.

Cuando los ojos del mundo apuntaban a la India, sus dramáticas cremaciones masivas y sus hospitales colapsados en sus centros urbanos, en Paraguay, Surinam, Argentina, Uruguay, Colombia, Brasil, Perú y Chile en este orden se gestaba una catástrofe silenciosa cuyas cifras actuales son ocho veces más mortíferas que las del territorio Indio. 

En Paraguay, por ejemplo, en los últimos siete días se registró un promedio de 17,7 muertes por cada millón de habitantes, mientras que en la India la tasa es de 2,11.