INAIPI, UNICEF y UNIBE presentan innovaciones para mejorar la calidad de los servicios integrales para la primera infancia

 


Han puesto en marcha estrategias y herramientas de monitoreo para mejorar la calidad de atención, que ya han permitido medir el impacto de las intervenciones del INAIPI, demostrando que, en las familias apoyadas por esta institución estatal, se educa con menos violencia, y el padre participa más en la crianza, que en la población en general.

SANTO DOMINGO, REPÚBLICA DOMINICANA, lunes 8 de noviembre de 2021– El Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (INAIPI) con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha implementado el uso de novedosas herramientas digitales, de estrategias de intervención, de programas de formación y de un sistema de medición del desarrollo infantil, este último efectuado en conjunto con la Universidad Iberoamericana (UNIBE), a fin de fortalecer la calidad de atención en los servicios que ofrecen para asegurar el cuidado y la protección de las niñas y los niños, así como de sus familias y participantes de esta iniciativa.

La primera infancia, es el momento más determinante en la vida de una persona, ya que en esos años existe un enorme desarrollo de las conexiones neuronales, que determinan la capacidad de aprendizaje y de adaptación social, por lo que invertir en ella es fundamental, no solo para garantizar el bienestar de los infantes, sino también para que el país pueda contar con capital humano bien formado, algo fundamental para el crecimiento económico y social de una nación.

 Conscientes de esta realidad, el INAIPI pone en ejecución dos tipos de programas, los CAIPI que recibe a niños y niñas desde los 45 días de nacidos en jornada completa y el de Base Familiar y Comunitario que ofrece acompañamiento a través de las visitas domiciliarias a las familias con hijos e hijas menores de 5 años.

En un encuentro sostenido con la prensa, se comunicó que para lograr mayores objetivos con relación a este programa de Atención Familiar y de la Infancia, se llevó a cabo un proceso de digitalización de las visitas domiciliarias, por medio del soporte técnico y financiero de UNICEF con el propósito de estandarizar los temas y mensajes a ser transmitidos en cada visita, según la edad del niño o de la niña, lo que ha facilitado la homogeneización de las competencias de los y las agentes que asesoran a las familias, asegurando que cuenten con materiales de apoyo idóneos, y similares para todos, que permitan el reforzamiento de las competencias de las madres o de los cuidadores principales de estos niños y niñas.

Basándose en esta digitalización mencionada, se ha puesto en funcionamiento el sistema de monitoreo de la calidad a la visita domiciliaria, que posibilita dar seguimiento al cumplimiento de estos acercamientos en el hogar, o si hay que volver a agendarlas porque no se pudieron hacer, también se puede validar el respeto de los protocolos definidos para materializar la meta del proyecto.

Asimismo, se puede monitorear el comportamiento de los indicadores de las prácticas de crianza por parte de la familia, tales como: la participación del padre en la crianza, la aplicación de disciplina positiva en el hogar, el acompañamiento y el empoderamiento ante el proceso de lactancia materna, entre otros, así como el levantamiento de alertas sobre el desarrollo de los niños y las niñas, al igual que acerca de las vulnerabilidades de las familias y de sus descendientes.

 “Este método cuenta, además, con un panel de indicadores, que agiliza la identificación de tendencias y la toma de decisiones, tanto en el ámbito local, como regional y nacional, que redunden en la mejora continua de la calidad de la atención que recibe cada niña y niño en los servicios. Luego del piloto llevado a cabo en tres redes, gracias al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, hoy estamos listos para extenderlo por todo el país”, explicó Besaida “Manola” Santana de Báez, directora ejecutiva del INAIPI.

Estos nuevos recursos, incluyen, también al Sistema de Medición del Desarrollo Infantil Dominicano (SIMEDID), una herramienta que fue creada como parte del acuerdo tripartito entre UNIBE, INAIPI y UNICEF, que admitirá la medición del desenvolvimiento de niños y niñas frente a los servicios recibidos, y el avance en su desarrollo, acorde con la etapa de crecimiento en la que se encuentren.

 “La colaboración entre UNICEF, INAIPI y UNIBE ha facultado el diseño de estrategias, y la ejecución de herramientas digitales que generan información para la toma de decisiones basadas en evidencias, tanto desde la perspectiva del comportamiento familiar, como del avance en el desarrollo de cada niño y hasta el apego a protocolos de los agentes asesores de la familia, que simplifiquen focalizar o reorientar las intervenciones para brindar la mejor oferta de asistencia que cada familia necesite para alcanzar habilidades de crianza necesarias para que su hijo o hija pueda progresar adecuadamente en cada una de sus etapas y alcance todo su potencial”, aseguró la doctora Rosa Elcarte, representante residente de la ya nombrada agencia de la ONU en el país.

Esta emblemática actividad contó, a su vez, con la presencia de la primera dama de la República, Raquel Arbaje de Abinader, quien, además preside de manera honorífica el Gabinete de Niñez y Adolescencia (Gana-RD). “Este es un gran paso, saben que nuestro eslogan es uniendo voluntades, y parece que esto se va a extender en todo el país, gracias a UNIBE, UNICEF e INAIPI por ofrecer ese amor y ese cuidado a través de las cuidadoras hacia los padres”.

Por el lado de UNIBE, la directora del Laboratorio de Neurocognición y Psicofisiología, Laura Sánchez-Vincitore comentó que “involucrar la academia en la creación de sistemas de monitoreo acerca del desarrollo infantil impulsa nuevas líneas de investigación que instigan la ciencia local. Esta constante revisión y adaptación de la ciencia al contexto dominicano permite responder de manera estratégica a los problemas locales”. A Sánchez-Vincitore, le acompañó la doctora Aída Mencía Ripley, Decana de Investigación e Innovación.

Las voceras de cada una de las instituciones citadas afirman que los programas del INAIPI son de gran valor para la sociedad dominicana, puesto que acompañan a las familias y a los cuidadores principales en el incremento de habilidades parentales que fomentan interacciones sanas y positivas que coadyuvan en la construcción de una crianza firme pero amorosa con niñas y niños, y finalmente están creando las bases para que los nuevos dominicanos y dominicanas puedan conquistar un futuro promisorio

Estadísticas de infancia en RD

Los datos recientemente publicados de la encuesta ENHOGAR MICS 2019 implementada por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) y el UNICEF reportan entre sus hallazgos que solo el 10% de los padres biológicos en República Dominicana interactúa con sus hijos en las edades comprendidas entre 2-4 años (actividades de estimulación temprana – promueven el aprendizaje y preparan para la hora de la escuela), y que es menor que en toda Latinoamérica y el Caribe, solo un poco mejor que en 2014 cuando era de 6.4%). 

Mientras que las estadísticas preliminares del sistema de monitoreo de la visita domiciliaria que se realiza desde el Programa de Atención Familiar e Infantil, efectuado en el Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia con la asistencia de UNICEF, indican que, en las familias acompañadas por el INAIPI, la participación de los padres es del 49%.

En ese mismo orden, la ENHOGAR MICS 2019, incluso, destaca que el 64% de los niños y niñas de 1 a 14 años sufrió algún tipo de disciplina violenta, ya sea física o psicológica, en el mes anterior a la encuesta. No obstante, en las familias apoyadas por INAIPI, esta cifra baja de manera significativa a 35%.