Escalofriante relato del teniente Richard Alemán, preso del régimen de Nicolás Maduro

 

El militar, que está encarcelado desde hace un año y siete meses, denunció que lo violaron con un palo de madera, que recibió golpizas durante 19 días seguidos y todo tipo de tormentos. “Estoy vivo de milagro”, dijo. Su declaración completa.

Hace cuatro años, sin saber que algún día estaría en peores condiciones, el teniente Richard Alemán reaccionó indignado a una carta publicada por el entonces preso político y ex alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos, quien denunciaba que estaba aislado desde hacía casi dos meses, sin visita, sin ver el sol en las mazmorras de El Helicoide.

Alemán escribió a propósito de eso que “es sorprendente observar cómo en nuestro bello país no existe Estado de Derecho. Es impresionante la capacidad de hacer daño a los demás, por la simple razón de alzar la voz en su contra. Son una horrenda dictadura que se ha encargado de asesinar, apresar, perseguir y hacer daño a cada venezolano”.

Más adelante reconoció: “Lamento y me arrepiento mil veces, haber sido militar y hasta llegar a trabajar para esta horrenda revolución en la cual en algún momento de mi vida creí a pesar de que toda mi familia estaba en contra”.

Alemán formó parte del gobierno regional del entonces gobernador del Táchira, José Gregorio Vielma Mora, como presidente de la empresa Compañía Anónima Industrias Mineras del Táchira (Caimta). Después de su separación del cargo, desapareció de la escena pública.


A raíz de los sucesos de Puerta Morocha, un intento de rebelión de capitanes de la Guardia Nacional ocurrido el 20 de abril de 2020, que luego se supo que tenía relación con la Operación Gedeón.


“Yo estaba en el hotel con cuatro compañeros (Goiticha, Olivares, Rosales y Perozo). Esperábamos porque íbamos a surtir combustible. El capitán Murillo, que fue mi compañero de promoción, me iba a ayudar a surtir gasolina porque al día siguiente íbamos a ver a unos peloteros de grandes ligas. Goiticha ha firmado a varios peloteros para grandes ligas. Olivares está conmigo en la academia. (Tienen una academia de béisbol en Puerto Cabello). En nuestros vehículos habían guantes, pelotas. No habían brazaletes azules como dijo el Dgcim. Habían implementos deportivos”, comenzó su relato Alemán ante la jueza.

Y siguió: “Yo me encontraba en mi habitación, la 36. A eso de las 3:30 AM estaba dormido después de ver una película, ”Milagro en la celda 7″; y, de repente, me despierto y veo muchos fusiles y funcionarios vestidos de negro. Entraron en la habitación, me pegaron cachazos en la cabeza, golpes y después me llevaron al estacionamiento donde estaban los demás compañeros. Nos llevaron a la Dgcim en Boleita, donde nos recibió un oficial superior. Teníamos las caras tapadas con carpetas y cinta adhesiva”.

Alemán luego detalló: “Este oficial que nos recibió, de inmediato me dio una patada en la nariz. Desde ese momento, tengo problemas para respirar, he pedido que me vea un médico, y hasta ahora no me ha visto un especialista. Tuvimos 19 días recibiendo golpes. Me golpearon todo mi cuerpo. Me aplicaron asfixia mecánica con bolas. Se montaban encima de mi, me dio un paro respiratorio. El 27 de abril fui a parar al hospital militar, donde con un procedimiento médico me revivieron. Ese mismo día a las 3:00 AM me dieron de alta”.

 


Fuente Infoabe