Síndrome anal inquieto consecuencia de padecer COVID-19

Científicos del Hospital de la Universidad de Medicina de Tokio describieron el cuadro descubierto en un paciente de 77 años que había contraído el SARS-COV-2. Cómo son los síntomas y por qué se asoció al coronavirus.

Los especialistas del Hospital de la Universidad Médica de Tokio informaron que el hombre experimentó insomnio y ansiedad mientras estaba infectado con el virus y, varias semanas después del alta, comenzó a sentir un malestar profundo e inquito.

El paciente dijo sentir una necesidad imperante de moverse cuando se encontraba en reposo. Al ponerse en movimiento el síntoma mejoraba pero volvía a aparecer cuando descansaba. El hombre describió una extraña sensación anal. Una colonoscopia reveló que presentaba hemorroides internas.

Científicos del mundo están estudiando esas patologías, ante la falta de claridad de muchas de ellas. Si bien el SARS-CoV-2, lo mismo que otros coronavirus, ataca en especial al tracto respiratorio, en determinadas condiciones pueden invadir el sistema nervioso central y causar patologías neurológicas. 

Entre otros síntomas se han descrito cefalea, mareo, mialgias y anosmia (pérdida de olfato) y otras menos habituales como encefalopatía, encefalitis, entre otras.

“Hasta la fecha, no se ha publicado previamente ningún caso de síndrome anal inquieto asociado a COVID-19″, advirtieron los especialistas que publicaron el caso, al señalar la novedad del cuadro.

Los especialistas del Hospital de la Universidad Médica de Tokio informaron que el hombre experimentó insomnio y ansiedad mientras estaba infectado con el virus y, varias semanas después del alta, comenzó a sentir un malestar anal profundo e inquito.

El paciente dijo sentir una necesidad imperante de moverse cuando se encontraba en reposo. Al ponerse en movimiento el síntoma mejoraba pero volvía a aparecer cuando descansaba. El hombre describió una extraña sensación anal. Una colonoscopia reveló que presentaba hemorroides internas.

El doctor Itaru Nakamura, quien le atendió, ha explicado a varios medios que se trata de una variante del síndrome de las piernas inquietas y afecta a uno de cada diez que lo sufren. Se le realizó una colonoscopia y se detectó que tenía hemorroides internas, pero el resto de la zona rectal se encontraba en buenas condiciones, motivo por el que los médicos lo asociaron al coronavirus. El paciente ha conseguido poco a poco ir recuperándose gracias a la medicación recomendada.