Haití: en Martissant un conductor murió de un balazo en la cabeza, sus pasajeros heridos

 

Al ejecutar salvajemente a ciudadanos pacíficos, los bandidos armados confirman que tienen derecho a la vida o la muerte sobre personas inocentes, en particular los usuarios de la entrada sur de Puerto Príncipe. El ataque armado del jueves por la noche que cobró la vida de un conductor de un minibús e hirió a varios pasajeros amplía la lista de víctimas de la crueldad de las pandillas.

Un vehículo abarrotado de pasajeros que intentaba cruzar el tramo entre Martissant 15 y 17 fue atacado por bandidos. Según testigos, el conductor, tras ser golpeado en la cabeza, murió instantáneamente. El vehículo que conducía chocó contra los divisores y provocó un accidente. Varios ocupantes del minibús salieron gravemente heridos, también se registraron otras víctimas.

Otros ocupantes atrapados en el autobús gritaron pidiendo ayuda en vano. Desafortunadamente, a pesar de las llamadas persistentes y el grito de angustia, no había ninguna ambulancia ni ayuda. La imagen del vehículo volcado en la vía y las víctimas inmovilizadas en su interior se había vuelto viral en las redes sociales.

Durante varios meses, el distrito de Martissant y sus alrededores han sido entregados a civiles armados. Los conflictos entre los señores del terror han obligado a varios cientos de almas a abandonar sus hogares.


Además, a diario se ejecuta a los transeúntes, otros usuarios de la carretera nacional número 2 y los residentes del tercer distrito de Puerto Príncipe son alcanzados por balas.

En la capital haitiana, la vida de los ciudadanos se banaliza, la gente sufre cruelmente la violencia impuesta por las bandas armadas combinada con la indiferencia de las autoridades policiales.

Los hombres de Grand-Ravine, reforzados por aliados de Village-de-Dieu, se refugiaron en casas pequeñas, atacan a los automovilistas, matan a los transeúntes, se resienten con los usuarios, secuestran a los ciudadanos y algunas voces informan.

Cabe señalar que hasta el crepúsculo del jueves, se escucharon fuertes detonaciones en las afueras de Martissant, en la parte sur de Puerto Príncipe.

Por: Hervé Noël, para rezonodwes.com