La frontera de Haití en calma y con el comercio reanimado




Dajabón, RD


Los dos lados de la frontera dominico-haitiana continuaban ayer tranquilos una semana después del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse y las heridas causadas a su esposa, mientras decenas de haitianos siguen entrando al mercado binacional de Dajabón para surtirse de alimentos y otros bienes que necesitan.

También los haitianos aprovechan la reapertura de la feria común para ofertar a dominicanos algunas mercancías que traen de su país, como ropa y calzados usados, rones, ajo, pastas dentales, nueces, habichuelas pintas, brebajes supuestamente para mejorar la suerte y otras.

Haitianos consultados por reporteros del Listín Diario explicaron que en Juana Méndez y otros pueblos de Haití cercanos a la frontera dominicana, la situación es normal.

El comerciante haitiano René Paul Desirex, declaró que las actividades económicas de Juana Méndez y otras localidades vecinas, se desarrollan con normalidad.

También informó que la zona franca está funcionando normalmente, las sucursales bancarias también ofrecen sus servicios con normalidad a sus clientes.


Indicó que el único inconveniente que enfrentaron consistió en el desabastecimiento de los comercios, debido al cierre de la frontera tras el asesinato de su presidente Moïse, pero que tras la reapertura por parte del gobierno dominicano, han vuelto a surtirse y la normalidad ha retornado.


El alcalde de Dajabón, Santiago Riverón, expresó que tienen la propuesta de que el mercado se celebre los siete días de la semana.

Mientras Abigail Bueno, presidente de la Asociación de Comerciantes y Vendedores del mercado de Dajabón, reveló que la reapertura de la feria binacional, dinamiza la economía de las comunidades de ambos lados de la línea fronteriza.

En la investigación del asesinato de Moïse, la Policía Nacional de Haití ha detenido a 23 personas en relación con el asesinato, incluidos 18 exsoldados colombianos, tres haitianos y dos haitiano-estadounidenses.

La policía también ha emitido siete órdenes de arresto, allanado 10 edificios, realizado 27 interrogatorios y colocado a cuatro agentes de alto rango de la policía en aislamiento, explicó el jefe de ese cuerpo, Léon Charles.