Tereré, una bebida fría que se toma al calor de la amistad en Paraguay

Tereré, una bebida fría que se toma al calor de la amistad en Paraguay
Foto cortesía de Javier Torres Javier Torres frente al Terere Literario, un espacio cultural en el Mercado 4 de Asunción, Paraguay.

El tereré es una bebida fría que se prepara con yerba mate y hierbas medicinales. Pero más que eso, es una práctica tradicional de Paraguay que propicia la convivencia, la inclusión y la comunicación, al margen de acarrear beneficios para la salud. El tereré está presente en todos los rincones de Paraguay y preside todas las conversaciones, no importa la ocasión, el número de personas, el tema ni el lugar donde ocurran.

“Soy vendedor de yuyo”, dice con orgullo Javier Torres. “Crecí en la venta de los yuyos en el Mercado 4 de Asunción, Paraguay, con mi familia, mi mamá, mi abuela, que me enseñaron los conocimientos sobre las plantas medicinales, en guaraní Pohã Ñana.”

Javier Torres tiene 33 años y, además de vender yuyos, es abogado. También es el fundador del Tereré Literario, un espacio cultural que promueve el uso de las hierbas medicinales y los conocimientos sobre ellas para preparar el tereré adecuado según la ocasión.

El tereré es una bebida fría que se prepara con yerba mate y hierbas medicinales. Pero más que eso, es una práctica tradicional de Paraguay que propicia la convivencia y la comunicación, al margen de acarrear beneficios para la salud.

“Significa para nosotros unión, hermandad, compartir. En guaraní se dice el ñe’ẽngatú: juntarse, hablar, intercambiar los conocimientos, hablar de muchas cosas. El tereré une culturas, une a las personas. Por eso es importante para nosotros los paraguayos”, explica Javier Torres.

Los saberes tradicionales que engloba impulsaron la inscripción del tereré y la cultura del Pohã Ñana en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO en diciembre 2020.

Al anunciar su registro, la UNESCO afirmó que se trata de una práctica cultural que fomenta la cohesión social “porque el contexto espacial y temporal del consumo del tereré propicia la inclusión, la amistad, el diálogo, el respeto y la solidaridad”.

El organismo de la ONU consideró que también “acrecienta la estima de las nuevas generaciones por el rico legado guaraní en los ámbitos de la cultura y la botánica”.

ONU/Rocio Franco Una señora preparando tereré en el Mercado 4 de Asunción, Paraguay.

Presencia constante

El tereré está presente en todos los rincones de Paraguay y preside todas las conversaciones, no importa la ocasión, el número de personas, el tema ni el lugar donde ocurran. Basta con caminar cinco minutos por una zona poblada para ver a la gente tomándolo o llevando consigo el termo, la guampa y la bombilla, como quien lleva un bolso.

Preparar esta bebida supone un ritual que los paraguayos llevan a cabo con gusto: se eligen los yuyos adecuados para el momento y se colocan en el termo con agua y hielo. Luego, esta agua impregnada del sabor y beneficio de las hierbas se vierte en la guampa (el recipiente del que se beberá), donde se ha puesto previamente yerba mate. Una vez preparado, el tereré se bebe de la guampa con la bombilla (sorbete).

La guampa se vuelve a llenar cada vez que se vacía, para pasársela a la siguiente persona del grupo.

Hidratación y energía para los soldados

La historia del tereré se remonta a la época precolombina y probablemente se debiera al calor extremo de Paraguay que para hidratarse y refrescarse, se empezara a hacer una infusión fría.

Más tarde, en el siglo XVIII, los jesuitas registraron en sus cartas el consumo de esta bebida y se habituaron a tomarla también.

Víctor Segovia Gómez, historiador y jefe de la Dirección de Estudios, Antropología, Arqueología y Paleontología de la Secretaría Nacional de Cultura de Paraguay, recordó que en los veranos paraguayos el calor puede pasar de los 40 grados Celsius, así que los indígenas no sólo necesitaban hidratación, sino también la energía para continuar sus labores. Esta energía corría a cargo de la cafeína de la yerba mate.

Esto fue particularmente cierto en el siglo XIX durante la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870), el conflicto más sangriento de Sudamérica, en el que Paraguay perdió a la mitad de su población frente a Brasil, Uruguay y Argentina.

Esta devastación obligó al país a buscar colonos y a vender tierras en las que se explotaba la madera y donde, nuevamente, se requería hidratación y energía para las tareas pesadas.

“El tereré los ayudaba a hidratarse y refrescarse para trabajar duro”, señala Víctor Segovia.

Más noticias

Accede a un entrenamiento online gratuito para aprender a ganar dinero comprando las mejores acciones

Accede a un entrenamiento online gratuito
Accede a un entrenamiento: Por Rodrigo Diaz Chief Editor Inversión, espectáculo y aprendizaje a partes iguales. Si tienes al menos 100 $ ahorrados y quieres aprender a invertir en la bolsa de valores tenemos una propuesta muy interesante para las próximas semanas: un entrenamiento gratuito para...

Empresa alemana crea la mejor aplicación para aprender idiomas

Empresa alemana crea la mejor aplicación
Empresa alemana- ¿Por qué Babbel es una app tan buena en la enseñanza de un nuevo idioma? Belén Caeiro dirige el marketing de productos de Babbel y explica el secreto del éxito de esta aplicación. Puede parecernos extraña a primera vista la idea de aprender...

BHD León dona ventiladores al Gabinete de Salud para pacientes con COVID-19

HD León
BHD León dona-La entidad financiera adquirió 50 ventiladores mecánicos producidos localmente y los donó al Gobierno dominicano Santo Domingo, República Dominicana. El Gobierno dominicano recibió por parte del Banco BHD León una donación de 50 ventiladores mecánicos para ser utilizados en hospitales del país donde...