Sólo 108 son las personas fallecidas según ministro de Salud Pública  

Santo Domingo, RD.-En boletín 20 el ministro de Salud pública Rafael Sánchez Cárdenas, dice que los fallecidos en el país son sólo 108 personas, 2,111 los infectados y 50 recuperados del virus.

De igual manera sólo 2,111 el número de pacientes infectados, 50 recuperados y  4,247 fueron descartados por laboratorios.

De los infectados, 55 pertenecían al personal sanitario del país, 65 por ciento de estos residentes en Santo Domingo. Las provincias con más cantidad de infectados fueron Distrito Nacional, Santo Domingo, Santiago, Duarte y La Vega.

En la Penitenciaría Nacional La Victoria, ubicada en Santo Domingo Norte, se ordenó la separación de los reos para evitar que se siga expandiendo el coronavirus donde han muertos varios reclusos.

Informó que el Ministerio de Salud Pública ha aplica­do las pruebas de detención del COVID-19 a más de mil reclusos y se ha procedido al aislamiento de sintomá­ticos.

“Red de negocios de todas índoles funcionan a lo interno del penal en complicidad de sus autoridades”.

Informaciones llegadas a nuestra redacción dan cuenta de una red de negocios de alimentos, bancas de loterías, casa de empeños, puntos de venta de estupefacientes y otros comercios funcionan en el recinto de La Victoria en complicidad y,  apadrinamientos de las autoridades carcelarias, como un sistema de aduana.

El personal de revisión y chequeo a la persona que acuden a visitar pariente  recluido limitan y prohíben el ingreso  de algunos alimentos y provisiones de uso personal, viéndose el interno en la obligación de tener que comprar en la red de negocios que funcionan en el interior de la cárcel, a precios de hasta 200 y 300 por % más que su costo real.

La situación de hoy en el penal no escapa a los miembros subalternos de la policía que prestan servicio en la cárcel. La  autoridades policiales tras el Estado de emergencia nacional producto de la pandemia coronavirus/COVID-19, fueron acuartelados sin ser previsto de equipamientos para no enfermar junto a los internos del penal.