Recordando al compañero periodista Pedro Fernández

Por: periodista Adriáno Cruz.

El jueves 26 de marzo hace hoy nueve días, expiró el compañero periodista Pedro Fernández a consecuencia de la terrible pandemia del coronavirus o Covid-19 que recorre el mundo, afecta al país y al parecer hizo escala en San Francisco de Macorís donde ha cobrado la vida de otros valiosos ciudadanos.

Su primer apellido era Rodríguez, pero por razones que veremos más adelante, se dio a conocer como Pedro Fernández. Cuando fue ingresado en el centro clínico de Santiago donde falleció, se le trató una neumonía crónica, pero al aplicársele la prueba del coronavirus arrojó positivo, lo que no deja dudas de que esa fue la causa de su lamentable fallecimiento pese a los intensos esfuerzos médicos que se hicieron para salvarle la vida.

Sus compañeros del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP) filial Duarte, resaltamos su trabajo profesional siempre al servicio de la sociedad y en defensa de los derechos humanos.

Su labor periodística la asumió con la solemnidad de un sagrado compromiso, ya que él se inició en el periodismo como forma de cubrirse de la intolerancia y la represión política de los 12 años del doctor Joaquín Balaguer, para luego proteger a los demás con su pluma y gallardía, que fueron sus herramientas con las cuales  contó para nunca barajar pleitos y poder relatar los hechos noticiosos que ocupaban su atención.

Antonio María Jiménez, consagrado comunicador de la generación de Pedro, recuerda que en la década del 70 el movimiento de los clubes culturales y deportivos constituyeron las voces de la resistencia contra los desmanes de los gobiernos del doctor Balaguer.

Para entonces la policía política del régimen tenía en sus miras a un grupo de muchachos del movimiento clubístico que militaban o simpatizaban con la Línea Roja del 14 de Junio a los que el gobierno llama comunistas o cabezas calientes y no tardaría en perseguir.

Pedro tuvo que abandonar a San Francisco de Macorís y refugiarse en casa de su tío Ydanis Salvador Rodríguez residente en un campo de Licey Al Medio. Ese pariente era el padre del hoy Concejal del distrito 10 de Manhattan Ydanis Rodríguez.

En esa coyuntura, al periodista Ricardo Rojas Espejo quien cubría la fuente policial como reportero de Noticiario 1070 de Hibi Radio, se le ocurrió la idea de buscar las noticias policiales en compañía de ‘nuevos jóvenes reporteros’. Así, de forma alternada, visitaba el cuartel en compañía de uno de los “noveles redactores” de manera que los agentes fueran viéndolos como periodistas.

De esa forma Rojas Espejo (+) consiguió neutralizar la persecución de la policía contra el grupo de muchachos que integran Antonio María, Pedro Fernández (+), Delcio Pérez (+), los hermanos Francisco y Bienvenido Calderón, Rafael Taveras (+) y Mario Rodríguez quienes finalmente se dedicaron al periodismo y son miembros del CDP.

Comunicador de larga trayectoria en los medios de comunicación de San Francisco de Macorís, Pedro Fernández se caracterizó por su olfato periodístico de perseguir el dato de cualquier novedad para convertirlo en noticia.

Laboró en los noticiarios de los medios electrónicos de comunicación (radio y televisión) en los cuales también produjo sus propios programas de entrevistas, análisis y comentarios. Por muchos años fue corresponsal de El Nacional.

Fernández fue colaborador de EL JAYA, donde además de publicar noticias, escribió la columna Crónicas de una Época Sangrienta en la cual relataba de la persecución y muerte de los 12 años del doctor Joaquín Balaguer que luego recogió en un libro con el mismo título y publicó como su primera obra.

Fue fundador y dirigentes en esta ciudad de los gremios periodísticos primero Sindicato Nacional de Periodistas Profesionales (SNPP), Colegio Dominicano de Periodistas Profesionales (CDP) y del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP).

Pedro Fernández, padre de seis hijos, estaba casado con la también periodista licenciada Rosalina Martínez con quien procreó a Pedro Amaury, Reek Rafael y Kevin Rodríguez Martínez. En su primer matrimonio tuvo a Nikaury, Darwin y Mery Rodríguez Rodríguez.

La directiva del CDP provincial Duarte junto a su familia ruega a Dios Padre le conceda eterno descanso a su alma. Y agradecemos las expresiones de solidaridad y valoración que hemos recibido de diferentes sectores sociales por la partida del compañero Pedro.