Palmarejo a pesar del olvido de las autoridades mantienes su humildad

Palmarejo una comunidad olvidada por las autoridades

Santo Domingo, RD.- Palmarejo, era un Batey dedicado siembra producción y elaboración de la Caña de Azúcar, desde los años de 1940, muy concurrido en el tiempo del corte de la caña administrado por el Consejo Estatal de la azúcar (CEA).

Este batey al igual que muchos en el país ha sufrido cambios en su sociedad, como son la trasformación de las fuentes de trabajo, actividades, infraestructura, viviendas, servicios y educación.

El Batey Palmarejo ha logrado algunas transformaciones del entorno rural   hacia lo urbano, tras el crecimiento población del gran Santo Domingo, se le ha acercado más el eje urbano de la capital, mostrando características similares a las de un “barrio”  abandonando elementos rurales propios de su pasado agrícola.

Gran parte de su población se dedica al trabajo de construcción, comercio y trabajo informal.

En sus inicio de desarrollo está comunidad estaba formada por los pareje de Pal

marejito, Cerinca, Santa Bárbara, eran comunidad
colindantes, más tarde a raíz de la venta del Ingenio Río Haina, los terrenos que eran delicado a la producción de la caña fueron vendidos a empresarios y políticos.

Lo terreno alrededor del Batey Palmarejo, fueron ocupados por ciudadanos de a pie dando paso a los barrios Santa Bárbara, Villa linda, Villa Hermosa (los cocos), La esperanza, Alombra y la Mano de Dios.La ley 64-05

De fecha 31 de enero del 2005, mediante la cual se eleva el paraje de Palmarejo a Distrito Municipal Palmarejo Villa Linda.

El Distrito Municipal Palmarejo – Villa Linda estará integrado en su zona urbana por el actual poblado de Palmarejo, que será su cabecera, así como las secciones y parajes siguientes:

Secciones: Palmarejito, Santa Barbara, Villa Linda.

Paraje: Santa Bárbara, Las flores, Villa Hermosa. (Los cocos).

Palmarejo, a pesar de las trasformaciones social aun mantienes sus orígenes de gente humildes, trabajadora, responsable y sobre todo muy amables, salvo algunas exenciones como en toda sociedad, y desde luego olvidada por las autoridades.