Paises industrializados y emergentes (G20) respalda el principal recorte en la oferta de crudo

Países industrializados y emergentes (G20) respalda el principal recorte de la historia en la oferta de crudo pero evita fijar cifras a su compromiso.

La producción mundial de petróleo hará recorte  y será el mayor de siempre, los ministros de Energía del G20 han ratificado el acuerdo alcanzado 24 horas antes por la Organización de Países Exportadores de Petroleo OPEP, liderara de facto por Arabia Saudí y Rusia.

El compromiso del resto so del resto de países productores de crudo de asumir su cuota de responsabilidad y arrimar el hombro en un tijeretazo en el que, si quiere tener éxito, todos tendrán que sacrificarse, se queda en palabras.

Estados Unidos y el resto de países productores se han mostrado a última hora dispuestos a hacer todo lo que esté en su mano para estabilizar unos precios en caída libre ante el desplome de la demanda por el coronavirus.

Pero han eludido fijarse un objetivo concreto de reducción de su oferta que complementase con otros cinco millones de barriles diarios el recorte récord de 10 millones (casi la décima parte de la oferta mundial) con el que Riad.

Fatih Birol expresó antes del inicio de la reunión el jefe de la Agencia Internacional de la Energía Mucha retórica y poca concreción: el único elemento duro del comunicado final es la creación de un “grupo de trabajo” abierto a todos los miembros del G20 de forma voluntaria y que se encargará de “monitorear” las medidas tomadas en respuesta a la crisis.

Seamus O’Reagan, titular canadiense de Energía, luego de la conferencia telemática. El comunicado del G20 “reconoce los compromisos de algunos productores para estabilizar los mercados energéticos”.

El grupo de países industrializados trató de “encontrar los mecanismos para lograr la estabilidad de precios” y todos los países convinieron la necesidad de “un mercado petrolero estable y que funcione bien”. “Pero aún no estamos donde deberíamos estar”, admitió el negociador de la que, a lomos de las reservas de crudo no convencional, ya se ha convertido en la cuarta potencia petrolera mundial. “La industria ha sufrido muchos choques a lo largo de su historia, pero ninguno como el que estamos viendo hoy. Espero que [el acuerdo] ayude a restaurar parte de la muy necesaria estabilidad”.