Notas electorales

Por: Orlando Jorge Mera orlandojorgemera@yahoo.com

El montaje y la logística de las elecciones municipales del próximo 16 de febrero están prácticamente listos; un proceso en el que todas las miradas, nacionales e internacionales, estarán puestas en la transparencia y legitimidad del proceso, y sobre todo, que se respete la voluntad popular. En total, son 158 Municipios y 232 Distritos Municipales.

Aunque el voto automatizado ha sido el foco del debate de los últimos meses, también debemos prestar atención al voto manual, que, en estas elecciones municipales, acapara el 40% del total, manifestado en municipios donde se elegirán a 13 regidores o menos, es decir, los más pequeños.
En el caso del sufragio automatizado, el mecanismo es claro y preciso: el ciudadano presenta su cédula, marca su huella digital, pasa a la cabina, ejerce su derecho, sale la impresión y esta se deposita en la urna. En cuanto al manual, el cuidado debe ser doble, para evitar compra de cédulas y de votos, o peor, ante el intento de adulterar el sufragio.

Esta práctica de compra de cédulas y votos ha sido una lamentable constante, por lo que más que nunca, debemos redoblar esfuerzos para evitar que ocurra. Por ello, en el PRM denunciaremos en todas las instancias dicha práctica, en los casos que sea necesario.

Igual, estamos y estaremos vigilantes con el organismo responsable de los comicios, la Junta Central Electoral y el adecuado uso de los equipos para el sistema de voto automatizado, que, previa auditoría del IFES, ha quedado en mejor posición para ofreecer garantías fiables.

Es importante recalcar que el voto manual estará siendo transmitido por vía de un teléfono móvil que tendrá el presidente de cada colegio electoral, dos horas después del cierre de las votaciones y cuando tenga el 50% de lo computado en cada municipio. Por el momento, no hay razón para preocuparse por la transmisión de esos resultados.

En ese sentido, la JCE respaldó y acogió nuestra petición de implementar huellas digitales, con las cuales elimina la posibilidad, que existió en las primarias, de que con una cédula, aunque la persona no fuera portador de ella, podía votar en las elecciones.

Con relación a la segunda auditoría, realizada por IFES, han arrojado que los equipos generan la confianza necesaria para implementarse en los comicios.

Finalmente, los ojos de la comunidad internacional y de organismos competentes, estarán acompañando este determinante proceso. Tal es el caso de la Misión de Observación Electoral de la OEA, la cual ya visitó el país y lo volverá a hacer a partir de la segunda semana de este mes de febrero.

El llamado es a no dormirnos en los laureles, a seguir trabajando, aferrados a la fuerza de cambio que el pueblo reclama, y que el PRM y aliados encarnan.