Mario Lama: ¿extender el estado de emergencia para seguir haciendo procelitismo sanitario?

“Un millón de dominicanos en cese laboral e incertidumbre. Dolar a 57 por 1. Deuda estatal sin control” , doctor Lama.
Por Gabriel Cruz

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El doctor Mario Lama cuestionó al Gobierno al participar vía Twitter en el programa “Oye País”, conducido por el periodista José Marte Piantini: ¿Extender el estado de emergencia para seguir haciendo procelitismo sanitario?, las reacciones a favor no se hicieron esperar.

Mario Lama se mostró en contra de otra prórroga en favor del estado de excepción y las políticas públicas que ejecuta el presidente Danilo Medina a través del Estado dominicano y bajo el amparo de la Ley Orgánica 21-18, específicamente en los artículos 262 al 266 de la Constitución dominicana.

“Podemos continuar cuidándonos sin período de estado excepción”, respondió el doctor Lama ante una de las preguntas de Marte Piantini.Agregó que si las personas utilizan los protocolos recomendados contra el Covid-19 pueden realizar sus labores.

“Las personas deben continuar con las medidas de distanciamiento, mascarillas, lentes y evitar las grandes aglomeraciones”, recomendó en otro post.

Ante otra pregunta, volvió a retwittiar, “coronavirus y partido de Gobierno: Un millón de dominicanos en cese laboral. Incertidumbre empresarial y posibilidades de cierre, dólar al 57, endeudamiento estatal sin control, estado de emergencia para reducir libertades civiles y compras sin licitaciones”.

La Constitución de cada país en democracia contempla las normas de excepción para mantener la supervivencia de la Nación cuando las circunstancias ameritan respuestas que no pueden conseguirse por los mecanismos regulares de gobierno. Son éstos el Estado de Defensa, el Estado de Conmoción Interior y el Estado de Emergencia.

Los días hábiles de estado de excepción que el Congreso otorga al Ejecutivo, están consagrados en el artículo 28 de la Ley Orgánica 21-18.

El Presidente de la República solicita los días que entienda necesario y cuanta veces lo requiera, siempre y cuando, el Congreso lo apruebe para que éste lo decrete.