La protección de los derechos humanos durante la crisis del COVID-19

António Guterres, Secretario General ha calificado esta Pandemia como “crisis humana”.

Las Naciones Unidas, hacen un llamamiento para que los países aborden la pandemia con un enfoque más cooperativo, global y basado en los derechos humanos, preocupadas por cómo los derechos humanos pueden verse afectados por la crisis del Coronavirus.

Los oficiales de derechos humanos de las Naciones Unidas y los expertos independientes designados por la ONU han recalcado, desde el comienzo del brote de COVID-19, la importancia de proteger los derechos de las personas.

En un comunicado informal dirigido al Consejo de Derechos Humanos el pasado 9 de abril, Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos, pidió medidas urgentes y detalladas para evitar que el COVID-19 crease “mayores desigualdados” en todo este sufrimiento.

Cabe señalar que “Covid-19 no es solo un problema sanitario, también puede ser un virus que agrave la xenofobia, el odio y la exclusión.

Existen informes acerca de la violencia física que sufren los chinos y las personas asiáticas; de los discursos de odio que culpan a minorías, como a los romaníes y a los hispanos, de la propagación del virus; y de políticos que piden que no se permita el acceso de los inmigrantes a los servicios médicos.

Todo muestra que los estados deben enfatizar de forma urgente que los derechos humanos de todos, particularmente de los más vulnerables y marginados, deben ser protegidos”. Fernand de Varennes, Relator Especial de las Naciones Unidas para las Minorías.