Juicio Político

Por: El Nacional

Washington, DC.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la noche del pasado miércoles 18 de diciembre de 2019 un juicio político contra el presidente Donald Trump acusado de abuso de poder y obstrucción al Congreso, lo que lo convierte en el tercer mandatario estadounidense objeto de ese sometimiento.

Aunque se da por seguro que el Senado, controlado por el Partido Republicano, desestimará el “impeachment” contra Trump, prevalece la preocupación de que la iniciativa emprendida por el Partido Demócrata afectaría a la economía de esa nación.

Al inquilino de la Casa Blanca se le imputa ejercer presión contra el presidente de Ucrania para que ordenara investigar al aspirante presidencial Joe Biden y a su hijo por supuesta corrupción cometida en ese país, además de prohibir que funcionarios de su gobierno testificaran ante el Congreso.

El presidente Trump ha rechazado los cargos en su contra y acusado a la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes y a su presidenta, Nancy Pelosi, de usar ese procedimiento constitucional con fines políticos para afectar sus posibilidades de reelegirse en las elecciones del próximo año.

Es previsible que el juicio político contra Trump, previsto para iniciar en enero, afecte a mercados bursátiles y la economía, más aun si para esa fecha Washington no arriba a un acuerdo con China sobre el fin de su guerra comercial que ha ocasionado pérdidas a ambas naciones por 800 mil millones de dólares.

A diferencia de los juicios políticos contra los presidentes Bill Clinton (1993-2001) y Andrew Johnson (1865-1869), la acusación contra Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso sólo ha sido respaldada por la mayoría demócrata, porque ningún congresista republicano se adhirió a esa iniciativa.

La previsión de crecimiento de la economía de Estados Unidos para 2020 se redujo de 2,9% a 2,1%, por lo que el “impeachment” aprobado anoche representa un motivo de preocupación para los agentes económicos que temen que provoque una vuelta a la recesión.

Gobierno, clase política y sector productivo deberían reservar asientos en primera fila para seguir de cerca el juicio político contra Trump y su posible impacto negativo en esa gran economía, que provee a República Dominicana de oxígeno esencial en turismo, inversión, remesas, comercio y trasferencia tecnológica.