Gustavo Montalvo cita la posibilidad de una segunda ola de la pandemia COVID-19

Santo Domingo, RD.-El ministro de la Presidencia Gustavo Montalvo, recordó a la población que debemos tener en cuenta, además, que diversas voces entre la comunidad científica alertan de una segunda ola de coronavirus.

Este análisis de la segunda ola ha comenzado mientras muchas regiones, como la nuestra, aún se debaten en medio de la primera ola de la pandemia.

El director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades, de Estados Unidos, Robert R. Redfield, aseguró que una segunda ola en el invierno de 2020-21 podría ser peor de lo que hemos experimentado esta primavera.

Como alerta la OMS, estas olas pueden estar separadas por meses, por lo que una sensación inmediata de tranquilidad tras el control de un brote en un lugar puede ser prematura y producirse nuevos repuntes.

Por eso, es importante que todos sigamos cumpliendo con nuestro deber.

Por un lado, el Estado seguirá equipando el Sistema Nacional de Salud, asegurando la disponibilidad de tests y disponiendo de espacios de aislamiento y tratamiento suficientes.

Por otra parte, el conjunto de la población debe mantener el distanciamiento social de 2 metros, el lavado de manos permanente y el uso de mascarillas fuera de la casa. Es decir, lo que se ha dado en llamar “convivir con el Covid-19” de forma segura.

Hay que entender que este es el primer nivel de la pirámide de prevención. Estas son rutinas que debemos mantener en nuestra vida diaria, hasta que se descubra una vacuna o un método de tratamiento realmente transformador. Es decir, será algo permanente hasta este momento.

Ninguna otra medida reemplaza o elimina la necesidad de estas precauciones, ya que recordemos que los portadores asintomáticos representan el 30% del total.

El segundo nivel de prevención es la cuarentena voluntaria, que debe mantener la población de mayor riesgo; esto incluye los mayores de 60 años o pacientes crónicos.

Este segundo piso no tiene que ver con cuarentena si o cuarentena no, debe ser, al igual que las medidas de prevención, permanente mientras no termine el brote de Coronavirus, incluso si se levantan las medidas del estado de emergencia para el resto de la población.

Por último, la cuarentena obligatoria es, como hemos visto en localidades como San Francisco de Macorís, la medida más drástica y efectiva para disminuir la velocidad del contagio.

¿Volverá a ser necesario que se instaure una cuarentena de este tipo en el país?

Pues bien, todo depende de que el conjunto de la población dominicana se adapte al cambio cultural necesario para entender que ese primer nivel de prevención no tiene, por el momento, marcha atrás.