Felicidades en su día a los padres dominicanos, en especial al buen padre

El buen padre es aquel que cumple íntegramente su condición de guía y ejemplo de la familia, que acompaña a su esposa en peregrinación por senderos de amor, sacrificio y solidaridad, en cumplimiento de la encomienda de educar y formar a sus hijos, como alfareros que contribuyen también a modelar la patria.

La condición de padre es incompatible con la del irresponsable semental que abandona a su prole o la del abusador que asesina o maltrata a la mujer y condena a los hijos al sufrimiento o a la orfandad, como lo demuestra la fatídica estadística de decenas de mujeres ultimadas este año a manos de hombres despechados.

Al celebrarse hoy el Día del Padre, los mejores parabienes van dirigidos a esos seres humanos que ejercen con esmero tan noble y trascendente rol, que se convierten en sustento esencial del núcleo familiar y que se erigen como valioso ejemplo de sus hijos y de la sociedad.

El padre es escudero de su hogar, a cuyos miembros cuida y defiende de los embates de una sociedad marcada por la inequidad, inseguridad, violencia, delincuencia y acentuado déficit de valores, por lo que puede decirse que ese ser especial ayuda a construir también la anhelada sociedad sustentada en justicia e igualdad.

Los buenos hijos deberían hoy y siempre rendir tributo de amor y devoción hacia ese buen padre que ha sido arquitecto, ingeniero, rector y consejero de la familia, cuyo apellido honra a su descendencia, porque ha sido mentor y amigo en las buenas y en las malas.

El mejor regalo que Gobierno, clase política y sociedad pueden hoy dispensar a los padres dominicanos debe ser el de proveerles junto a su familia de garantía de empleo, educación, salud, vivienda, seguridad ciudadana, promoción de la cultura y el deporte, así como del pleno ejercicio de sus derechos civiles y políticos.

El buen padre no agrede ni asesina a ninguna mujer, valora la calidad humana de sus hijos, a los que procura guiar por los mejores caminos de la vida, dispensa respeto y amor hacia su compañera de ayer o de hoy, cualidades asociadas a la de buen ciudadano, buen amigo, buen hijo, buen hermano.

El Nacional se inclina hoy reverente ante el buen padre, al que felicita ardorosamente, con sinceros deseos de ventura personal y familiar. También evoca en tan especial ocasión, a todos los padres fallecidos, cuyos hijos hoy recuerdan con amor y gran orgullo. ¡Feliz Día del Padre! Fuente el Nacional.