Este viernes Santo darán sepultura a Elizabeth y Joel, asesinado por policías en Villa Altagracia

Este viernes Santo darán sepultura a Elizabeth y Joel, asesinado por policías en Villa Altagracia

Entre lágrimas y llantos los familiares y amigos hicieron acto de presencia la tarde y noche de este jueves Santo al velatorio en la Funeraria Blandino, de avenida Sabana Larga, en Santo Domingo Este, para despedir a la pareja que apenas llevaba dos meses de casados.

Durante el transcurso del velatorio fue notoria la presencia de varios funcionarios del Estado, entre ellos el ministro de Interior y Policía Jesús Vásquez Martínez, quien se mostró desconsolado al momento de ir a expresar sus condolencias a los parientes de las víctima, calificando el hecho como “muy lamentable” al considerar que estos eran una pareja ejemplar en la sociedad.

De igual manera, estuvieron presentes Dio Astacio y el pastor Ezequiel Molina, quienes en conjunto con los pastores que predicaban junto a la joven pareja dirigieron la actividad solemne de las alabanzas e himnarios de despedida.

Un ambiente en la funeraria fue muy desgarrador, como lo presenta el sentir de la sociedad dominicana al enterarse de las circunstancias de la tragedia.

A las 2:00 de la tarde de este viernes Santo iniciará en sepelio que estiman llegue a las tres al Campo Santo, Cristo Salvador, en la comunidad de San Isidro, de Santo Domingo Este, donde darán el ultimo a dio a Elizabeth y Joel.

La madre de Elisa

La madre de Elisa, Emérita Marte, quien se encuentra de visita en el país por motivo de la boda de su hija, al llegar a la casa donde residía su retoño, luego de una manifestación en la Policía, con un pañuelo blanco y sentada en un muro de cemento rodeada de arena, madera y otros materiales de construcción de la casa de su hija, no pudo contener las lágrimas que le producía asumir la trágica muerte de su segunda de cuatro hijos, y la de su nuero.

Con una voz quebrantada, tratando de mantener la cordura, sólo decía “Por qué matar a dos personas así, de esa manera, como si fueran dos delincuentes… Los mataron por estar sirviéndole al Señor, no hay justificación. Yo lo que quiero es que se haga justicia”.

Días antes de hecho, Elisa le mostraba a su madre entusiasmada la ropita que le colocaría a su bebé cuando lo tuviera junto a Joel, tras abrir una funda de ropa que tenía para donarla a unos niños del sector.

“Me dice ella: Ay mami, yo me voy a quedar con ese para cuando tenga mi niña, porque es una hembra que yo quiero tener y ese vestidito yo lo voy a guardar, y le digo yo: Ay, tú siempre guardando, y ella responde: ¡No, no no! Verás que será una niña hembra”, contaba entre llantos Emérita.