Es hora de prestar atención a los internos en cárcel de La Victoria

La Victoria, Santo Domingo Norte.-Tras el motín escenificado la mañana de este jueves Santo, por cientos de reclusos en la penitenciaría Nacional de La Victoria, con un saldo de varios heridos, negocios y propiedades destituidos, la Procuraduría General de la República, logro sofocar el incidente, luego de una negociación con representantes de la población privada de libertad.

Fuente de ArosNews en el recinto carcelario dan cuenta que entre los puntos de reclamos de los internos está la posibilidad de poner en libertad a un grupo de presos según su condición de salud, edad, periodo transcurrido por condena impuesta, entre otros requerimientos y ofertas.

La situación de los reclusos del penal de La Victoria es sumamente precaria, tanto en los concerniente a salud, como a su alimentación, esta última se agrava aún más ya que las autoridades en busca de evitar el ingreso de persona infectada del Covid-19, prohibieron la visita de pariente al penal.

Es de conocimiento generalizado en la sociedad dominicana, la pésima calidad de los alimentos que prepara la Dirección General de Prisión, para los reclusos, algo inhumano, por no húsar otro calificativo.

Un reclamo de los internos es la implementación de un programa de ventas de alimentos crudos, primordialmente víveres, vegetales, huevos, leche y frutas, a precios módico en busca de ellos, tener una vía alternativa para argüir sus alimentos. Cual vendría a romper la cadena de negocios dentro de penal.

Una Red de negocios de todas índoles funciona a lo interno del penal en complicidad de las autoridades del recinto.

Esta red de negocios de alimentos, bancas de loterías, casa de empeño, punto de venta de estupefacientes y otros comercios funcionan en el recinto de carcelario, en complicidad y,  apadrinamientos de las autoridades carcelarias, como un sistema de aduana, a precios de hasta 300 y 400 por % más que su costo real.

Las autoridades no de bebieran dejar esto en teoría y jugar a qué pase el tiempo, esto más bien debieran verlos como una oportunidad para con esa disposición de los reclusas y la implementación de un programa de alimentación, en la modalidad de ventas populares, sea una vía de erradicar el virus, mejorar la situación alimentaria de los internos en la cárcel de La Victorio, replicando el mismo a los demás recintos carcelarios del país.