El poder de la propagación del coronavirus

Doctor Clemente Terrero

Por Clemente Terrero

Los expertos en salud llegaron a creer que podían conseguir iguales resultados, con el nuevo Coronavirus, haciendo lo mismo que hicieron con el SARS y el MERS para impedir su propagación.

Más no tuvieron en cuenta que este virus poseía cualidades diferentes, que demandaban de nuevas estrategias, más organizadas e intensas que las empleadas en los casos anteriores, con la salvedad, de que tampoco había toda la garantía de poder detenerlo.

En este segundo análisis vamos a examinar algunas cualidades del poder de propagación del nuevo Coronavirus.

Por definición la propagación es la capacidad que tienen los virus para expandirse en una comunidad, avanzar dentro del mismo territorio y trasladarse a otros países y a diferentes continentes.

Un elemento que arroja luz a este análisis es que el nuevo coronavirus se alimenta de la movilización social. La circulación rápida y masiva de la gente en el mundo moderno favorece su propagación.

La primera cualidad que favorece la propagación del coronavirus es que puede ser contagiado antes de que las personas presenten las primeras manifestaciones clínicas.

Una segunda es que el período de incubación es relativamente largo, y durante el mismo las personas tienen la oportunidad de trasladarse a diferentes localidades e iniciar los síntomas cuando entran en contacto con la gente de esa población.

La tercera propiedad es que produce infecciones asintomáticas, consideradas éstas las que más han incidido en la propagación del virus en la mayoría de los países afectados. Se ha planteado que más del 20 por ciento de las infecciones suelen ser asintomáticas.

La cuarta y última es que puede permanecer en la garganta de las personas un tiempo después de haberse curado, comportándose como portadores. Al sentirse sanos pueden transitar con confianza en medio de la multitud.

Esas propiedades les confieren a este virus un extraordinario poder de propagación para expandirse en la comunidad, viajar en el cuerpo de las personas de un país es a otro e impactar su población.

El Coronavirus es un virus invisible, sus características biológica impiden ser percibido por los sentidos humanos y por cualquiera de los sistema de vigilancia, por más sensibles que sean.

Por lo que hemos visto, tenemos que admitir que las posibilidades de propagación social de este virus estuvieron garantizadas desde el inicio mismo de su aparición. Pero los líderes del mundo no se detuvieron ni un solo instante a analizarlas. Por eso estamos como estamos.

El Coronavirus es un súper virus, dotado de un extraordinario poder, que no puede ser comparado con ningún otro virus de los que atacan a la especie humana.

El autor es epidemiólogo y Coordinador de la Comisión de Enfermedades Infectocontagiosas del Colegio Médico Dominicano.