El fraude en RD

Por: Ramón Cabral

El fraude, en sentido general, es una acción que resulta contraria a la verdad y a la rectitud, y se comete en perjuicio contra otra persona o contra una organización. El concepto de fraude está asociado al de estafa.

Para el derecho, un fraude es un delito cometido por el encargado de vigilar la ejecución de contratos, ya sean públicos o privados, para representar intereses opuestos. El fraude, por lo tanto, está penado por la ley.

Tenemos que existen múltiples tipos de fraudes, tales como los pagos de sueldos a personal que no trabaja, la anulación de facturas que han sido cobradas, la doble facturación, los pasivos registrados sin documentación de soporte, las ventas y servicios que no son declarados en impuestos o los sueldos pagados a personas que no existen, el informático o virtual y, también, existe el fraude electoral.

El fraude electoral se puede dar por la compra masiva de Cédulas de Identidad, la falsificación de Cédulas, apresamiento y deportación de votantes, voto de menores, sumas falsas, votar más de una vez, robarse las urnas, introducir votos de más en las urnas, adulterar las actas de votaciones, etc.

En fin, la cultura política en República Dominicana tiene en los fraudes electorales una huella profunda que data de la era de los caudillos históricos, como Leonidas Trujillo y Joaquín Balaguer, pero a la cual no escapa ningún actor político.

Mediante el fraude electoral, en cualquiera de sus manifestaciones, algunos candidatos han podido llegar al solio presidencial sin haber sido favorecido por el voto popular mayoritario.

Recordemos el famoso “Fallo Histórico” al fraude electoral perpetrado en República Dominicana por Joaquín Balaguer en las elecciones del 1978, donde pudo alterar los resultados y así obtener la mayoría del Senado, obteniendo una representación muy superior a la que realmente le correspondía como una manera de escudarse.

En 1990 el profesor Juan Bosch, candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), denunció que fue víctima de un fraude colosal por parte del doctor Balaguer.

En 1994 el doctor José Francisco Peña Gómez, candidato del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), también denunció que fue víctima de otro fraude colosal por parte del doctor Balaguer.

En 2012 el agrónomo Hipólito Mejía, denunció que en el proceso electoral de ese año hubo muchas irregularidades que causaron su derrota.

Más recientemente, el doctor Leonel Fernández ha denunciado y expresado que fue derrotado en las elecciones primarias de su partido mediante un fraude electrónico con la inclusión de un algorismo que adulteró la verdadera intención de los votantes, lo que en definitiva motivó su salida de dicha organización.

Debido a esta denuncia, algunas organizaciones opositoras han solicitado que además del voto electrónico, también se use el conteo manual de los mismos, con única garantía de que tengamos unas elecciones apegadas a la verdad.