El Duelo

Redacción Aros News. 1 Pedro 5.7 Mientras echan todas sus inquietudes sobre él, porque él se preocupa por ustedes.

El mejor amigo en esos momentos es nuestro Creador, Jehová. Abrirle nuestros corazones es lo mejor, “él se interesa” por usted, si así lo hace, verá cómo se siente más calmado, gracias a “la paz de Dios que supera a todo pensamiento” (Filipenses 4:6).

Las etapas del duelo
La negación
La ira
La Negociación
La Depresión
La Aceptación

Cuando estemos acompañando una persona en su duelo, a veces lo mejor es callar y no ponerla mucha atención a las palabras que se pronuncia por medio del dolor.

A veces nos preguntamos porque a nosotros, Dios es el único que permite todo lo que sucede, siempre lo hace con algún propósito, que en medio del dolor no entendemos.

Además, deje que Dios lo consuele mediante su Palabra, la Biblia. Le puede ser útil hacer una lista con versículos que lo fortalezcan y memorizar unos cuantos. Meditar en esas ideas puede ayudarle especialmente por la noche, cuando esté solo y no pueda dormir (Isaías 57:15).

La misma promesa en la actualidad. Necesitamos confiar en él. Si nos acercamos a Dios, él estará tan cerca de nosotros como lo estuvo de Moisés y Josué.

Él estará con nosotros para ayudarnos a hacer frente a los desafíos de esta nueva etapa de nuestra vida. Si le somos fieles, Dios nos dará la misma fuerza y el apoyo que les dio a sus siervos Moisés y Josué. El apóstol Pablo escribió: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:6-7).