El Dios de la fe

En medio de la sombra y de la herida me pegruntan si creo en Tí. y digo: que tengo todo, cuando estoy contigo, el sol, la luz, la paz, el bien, la vida.

Sin Tí, el sol es luz descolorida.

Sin Tí, la paz es un cruel castigo.

Sin Tí, no hay bien ni Corazón amigo

Sin Tí, la vida es muerte repetida.

Contigo el sol es luz enamorada y contigo la paz es paz florida.

Contigo el bien es casa reposada y contigo la vida es sangre ardida.

Pues si me falta Tú, no tengo nada: ni sol, ni luz, ni paz, ni bien, ni vida.

José Luis Martín Descalzo