Dos días de manifestaciones donde exigen respeto a la Constitución de 1987

Dos días de manifestaciones donde exigen respeto a la Constitución de 1987

Por dos días Miles de manifestantes marcharon por las calles de Puerto Príncipe el 28 y 29 de marzo de 2021. Estos manifestantes respondieron al llamado de varias organizaciones de la sociedad civil y del sector protestante exigiendo respeto a la Constitución del 29 de marzo de 1987 adoptada hace 34 años. Este último denunció el proyecto del presidente Jovenel Moïse que anunció un referéndum. Algunos manifestantes derribaron e incendiaron carteles que invitaban a la población a participar en esta consulta popular. “No tenemos un problema de constitución en el país.

Este referéndum es una estrategia que utiliza el PHTK para renovarse y mantenerse en el poder. Es una pérdida de tiempo. El pueblo se opondrá y debe oponerse a este macabro proyecto. Tenemos otros problemas que son más urgentes como el desempleo, la inseguridad, querida vida. Hay que saber elegir las prioridades”, protesta Wilhem, un treintañero reunido en el cruce del aeropuerto, el domingo.

Además del respeto a la Constitución, la marcha del domingo fue una oportunidad para que los participantes denunciaran las inclinaciones dictatoriales de Jovenel Moïse. El pastor Gérald Bataille, uno de los iniciadores, dijo estar alarmado por la situación en el país. “La patria está en peligro. Estamos bajo el yugo de la dictadura, la persecución y la inseguridad. Estamos dirigidos por un gobierno ilegal. El mandato de este presidente finalizó el 7 de febrero. Por eso estamos en las calles. Para gritar nuestra angustia y nuestra ira”, dijo el reverendo.

Gérald Bataille pidió a la comunidad internacional que les dé a los haitianos la oportunidad de liderar su país. Para este pastor, ningún problema que enfrenta el país puede resolverse con Jovenel Moïse en el poder. “El diálogo es el punto de partida de todas las soluciones. Sin embargo, no es posible dialogar con este señor (Jovenel Moïse)”, dijo.

Viviane Fleurimé, una cuarentona conocida en la carretera principal a Delmas, no ocultó su exasperación por la situación actual del país. Denunció la gestión “calamitosa” de la administración Moïse. “La situación se ha deteriorado con Jovenel Moïse en el poder. Las escuelas ya no pueden funcionar como antes. Ya no somos libres para movernos libremente. Mis hijos se ven obligados a regresar a las provincias por la inseguridad. Ya no puedo realizar mis actividades en el mercado Croix-des-Bossales debido a los tiroteos”, se quejó.

Biblia parcialmente abierta, Viviane Fleurimé subrayó que aprovechó la oportunidad para leer los Salmos mientras participaba en el evento. “Leí Salmos de combate. Estoy leyendo el Salmo 91. Jovenel Moïse no está por encima de Dios. La voz del pueblo es la voz de Dios. Si la gente le pide que se vaya, no debe hacer oídos sordos”, dijo.

También se notaron en la ruta líderes y representantes de partidos políticos. El ex candidato presidencial Jean-Charles Moïse pidió a los haitianos que defendieran la Constitución de 1987. “Esta Constitución tiene 34 años. No podemos permitir que un dictador lo cambie. Estamos en contra de este referéndum. Por eso pedimos a la gente que se movilice contra este proyecto dictatorial, contra este dictador y contra los extranjeros que tienen como rehén al país”, llamó.

Por su parte, Schultz Simpssie Cazir, secretario general del partido MTV, se levantó contra la situación en el país. “Mi presencia en las calles hoy es para denunciar y protestar enérgicamente contra la inseguridad, la persecución e intimidación política, la corrupción, la impunidad y los múltiples casos de violación de la Constitución por un poder ilegítimo que actúa en cualquier ilegalidad. Caminar pacíficamente hoy para mí expresa mi rechazo al plan dictatorial de Jovenel Moïse de imponernos una constitución a través de un referéndum inconstitucional, sin un amplio consenso con las fuerzas del país”, dijo.

Para Cazir, Haití puede aprovechar esta crisis para comenzar de nuevo. “Es una prueba para nuestras élites, que están llamadas a estar a la altura de esta parte de la historia y demostrar ética y sentido de responsabilidad. En esta etapa, Jovenel Moïse debe comprender que no podrá lograr organizar ni el referéndum ni las elecciones. La oposición ya ha mostrado sus debilidades. Por el bien del país, los dos antagonistas deben encontrar una salida a la crisis. Esta solución sólo puede provenir de negociaciones entre el gobierno y la oposición, que permitirán definir el mecanismo para la implementación del artículo 134.2 y el establecimiento de un gobierno inclusivo tras la salida de Jovenel Moïse ”, estimó el secretario general de MTV. .

Maryse Narcisse, portavoz de Fanmi Lavalas, fue vista en la pista el domingo. Interrogado por periodistas, el ex candidato presidencial cree que el presidente Moïse no tiene legitimidad para cambiar la Constitución. “Es un presidente de facto. No tiene derecho a convocar un referéndum para cambiar la Constitución”, declaró, pidiendo la intensificación de la movilización anti-Moïse.

El domingo, los manifestantes se reunieron en el Champ de Mars y en el cruce del aeropuerto. Luego convergieron en la carretera principal a Delmas, llegaron a Bourdon bifurcando por Delmas 60. Algunos manifestantes denunciaron la influencia de Estados Unidos en la escena política de Haití y proclamaron su amor por Rusia y China. Otros imprimieron fotos de parlamentarios estadounidenses como Andy Levin, Gregory Meek, Stacy Abrams, Alexandria Ocasio-Cortez, y les agradecieron su compromiso con la causa de Haití. La manifestación terminó en el Champ de Mars sin mayores incidentes, aparte de los enfrentamientos entre algunos manifestantes y agentes del orden. Se observaron barricadas de llantas en llamas en las áreas encuestadas por los manifestantes.

Este 29 de marzo, 34º aniversario de la Constitución del 29 de marzo, los manifestantes seguían en las calles denunciando el proyecto de reforma constitucional de Jovenel Moïse. Algunos trajeron copias de la Constitución de 1987 como muestra de su compromiso con este documento. “Abajo un referéndum falso. Abajo la constitución falsa”, corearon. La policía utilizó gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a los manifestantes en la zona del Champ de Mars. Estos últimos se dirigían hacia el Palacio Nacional. Se han registrado lesiones. Una gran tensión reinó en la zona durante más de una hora. Algunos manifestantes rompieron los parabrisas de los vehículos que pasaban.

Por Senado Jean Daniel, para Le Nouvelliste