Cuando Jesús llegó a la casa de Zaqueo, este fue un nuevo hombre

Lucas 19.8 Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.
Cuando Jesucristo entró a la casa de Zaqueo, le dio el entendimiento de reconocer lo que el hacia que era pecado a los ojos de Dios, este de una vez entendió y le dijo a Jesús que le devolvería a los pobres cuadriplicado lo que le había quitado.

Zaqueo era un publicano señala la palabra y esto consiste en recaudar impuestos, me imagino que el recibía mas de lo que debía, por ese medio obtuvo riqueza.

La enseñanza de este la visita de Jesús a la casa de Zaqueo nos muestra que una vez Jesucristo llega a nuestra vida, nosotros debemos recibir un entendimiento que transforme nuestra vida de pecado, reconociendo lo que debemos cambiar lo que no agrada a Dios, reconocerlo y ser nueva criatura en el Señor.

Al llegar a la casa, Zaqueo le dijo a Jesús: “la mitad de mis bienes se los daré a los pobres, y si a alguien he defraudado se los pagaré cuatro veces más”. Estas acciones de Zaqueo revelan el arrepentimiento y la fe genuina de Zaqueo puesto que se dio cuenta del mal que había cometido, pero no siendo eso suficiente Zaqueo también tomó la responsabilidad de hacerse responsable por sus acciones y repagar los daños que había cometido. Su historia es una muestra de la transformación que el Evangelio puede traer a los corazones de las personas una transformación que busca hacer el bien.

Después de todo esto, Jesús anuncia que la salvación ha llegado a la casa de Zaqueo quien fuera también un descendiente de Abraham. Este acto indica que con Dios todas las cosas son posibles, y que aun un hombre rico puede ser salvo por Dios y cambiar sus acciones.

Zaqueo supo ser un recaudador de impuestos de origen judío que como consecuencia de su labor no gozaba de la simpatía de su pueblo, sino muy por el contrario, y aún más, su actividad lo había acercado mucho al pecado.