Cada vez: Durante el último lustro se han multiplicado en el mundo las agresiones de las fuerzas policíacas y de seguridad contra los periodistas que cubren las manifestaciones de protesta, afirmó este lunes la Organización de las Naciones Unidad para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El informe Seguridad de los periodistas que cubren protestas, divulgado hoy, destaca que sólo en la primera mitad de 2020 las fuerzas públicas violaron la libertad de prensa en 21 ocasiones, atacando e incluso deteniendo o asesinando a periodistas que reportaban sobre movilizaciones en distintos países.

Cada vez: La directora general de la UNESCO recordó que la libertad de informar a los ciudadanos sobre las causas sobre las causas de los disturbios y la respuesta de las autoridades estatales es de vital importancia para que las democracias prosperen.

“La tarea de los periodistas es esencial para informar y dar a conocer al público los movimientos de protesta”, recalcó Audrey Azoulay al presentar el estudio.

La labor de la UNESCO

Añadió que desde hace muchos años, la UNESCO trabaja para sensibilizar a la opinión pública mundial con el propósito de que los periodistas desempeñen su crucial labor con seguridad y sin temor a la persecución.

Azoulay indicó que la Organización también ha capacitado a las fuerzas de seguridad y al poder judicial sobre las normas internacionales relacionadas con la libertad de expresión.

“Sin embargo, las cifras de este informe muestran que hacen falta mayores esfuerzos, por lo que instamos a la comunidad internacional y a las autoridades competentes a garantizar el respeto de estos derechos fundamentales”, acotó.

Según el estudio, la tendencia al alza de los embates contra profesionales de la información cubriendo movilizaciones se pronunció en los cinco años pasados.

Cada vez en 2015, se obstaculizó hasta en 15 ocasiones el trabajo de periodistas que estaban cubriendo protestas. En 2019, este número se duplicó llegando a 32.

Nuevo umbral

Para la UNESCO, estas cifras indican que se ha traspasado un nuevo y preocupante umbral, lo que pone de manifiesto una creciente amenaza a la libertad de prensa y de acceso a la información en todas las regiones del planeta.

El documento también da cuenta de diez periodistas asesinados mientras cubrían protestas en los últimos cinco años. Cada uno de estos asesinatos fue condenado en su momento por la directora general de la UNESCO.

El Comité para la Protección de los Periodistas apuntó que en algunas marchas se produjeron hasta 500 ataques diferentes.

En ciertos casos, como algunos relacionados con el movimiento Black Lives Matter, la violencia causó lesiones permanentes, como las sufridas por varios periodistas, cegados por balas de goma o bolas de pimienta, subrayó.