A los sindicatos le preocupa el futuro de los trabajadores tras pandemia del COVID-19

Rafael Pepe Abreu

Santo Domingo, RD.-Tras las disposiciones adoptada por las autoridades hasta finales del próximo mes de mayo los trabajadores suspendidos y aceptados en el Programa FASE (Fondo de Asistencia Solidaria al Empleado) recibirán la ayuda del Gobierno, sin embargo, a partir de esta fecha no se sabe qué pasará con los más de 814,000 empleados que están bajo esta modalidad.

Para el presidente de la Confederación Nacional de Unidad Nacional (CNUS), Rafael (Pepe) Abreu, es de gran preocupación lo que pueda ocurrir con los trabajadores sobre todo del sector turístico, una actividad que manifiesta depende en gran parte del flujo de turistas al país, cual no se ve claro su panorama a corto ni mediano plazo.

De su parte Jacobo Ramos, presidente de la Confederación Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD), explicó que han planteado al Gobierno que se amplié el tiempo de duración del programa FASE y que se tomen otras medidas para garantizar que tanto los formales como los informales reciban el auxilio del Estado, por considerar que muchos trabajadores no han sido incluidos en ninguno de los programas dispuestos.

Puntualizó que las trabajadoras domésticas, los chóferes del transporte público y muchas personas que laboran en Mipymes no formalizadas no han recibido la ayuda ni del programa “FASE” ni en el de “Quédate en Casa”.

Pepe Abreu señala que por igual el sector empresarial debe asumir parte de esta crisis y garantizar los salarios a los trabajadores y explorar otras posibilidades de ayuda, esto como un asunto de responsabilidad social corporativa. “Más que hacer donaciones, que son buenas y valoradas, lo mejor fuera que garantizaran los salarios de sus trabajadores” preciso Abreu.

Agregó que es partidario de que, luego de aplanada la curva del contagio de coronavirus en el país, se convoque a todos los sectores productivos para definir un plan integral de inmediato de recuperación de la economía nacional.