"The Boys" en su tercera temporada y en su mejor momento

Aros News
0

 


Rubén Peralta Rigaud

Miami, Florida

Hoy en día vivimos un momento en el que si parpadeas se estrena una serie o película de superhéroes de la que una vez viste un par de episodios o entregas y no nos damos cuenta que tan profundo estamos cayendo.

Para los fans más acérrimos de los superhéroes, algunas series son imprescindibles. Estos programas imprescindibles son cosas como Peacemaker y el siempre creciente rincón de series en streaming del Universo Cinematográfico de Marvel, pero también está ese otro programa desarrollado por el creador de Supernatural, Eric Kripke, y producido por las brillantes mentes cómicas de Seth Rogen y Evan Goldberg.

Me refiero, por supuesto, a "The Boys", de Prime Video, la única serie de superhéroes importante que no puedes ver con tu familia sin recibir algunos silencios o miradas incómodas.

Es una serie tan estupenda que no puedo creer que exista, y esta tercera entrega ha sido la mejor hasta el momento, aunque la serie llegó a su punto álgido un par de episodios antes de su final de temporada.

La tercera temporada de The Boys tiene lugar aproximadamente un año después de los acontecimientos de la segunda. Ryan (interpretado por Cameron Crovetti) se encuentra ahora en una casa segura, lejos de su maníaco padre superhéroe, Homelander (interpretado por Antony Starr), que está luchando mientras Vought le obliga a reparar su imagen en público.

El grupo titular trabaja para el gobierno -la Oficina de Asuntos de Superhéroes- para detener o eliminar a los individuos con superpoderes problemáticos, y Hughie Campbell (interpretado por Jack Quaid) tiene ahora un trabajo honrado como intermediario entre The Boys y el gobierno.

Mientras tanto, Butcher (interpretado por Karl Urban) está obsesionado con la idea de matar por fin a Homelander y, junto con Maeve (interpretada por Dominique McElligott), ha empezado a investigar la posibilidad de encontrar el arma que mató a Soldier Boy (interpretado por Jensen Ackles), uno de los superhéroes originales de Vought. Maeve también tiene una sorpresa para Butcher: resulta que Vought ha creado una droga que puede darle poderes durante un tiempo limitado y Butcher tiene ahora la oportunidad de nivelar el campo de juego y combatir el fuego con fuego. Pero ten cuidado con lo que deseas.

Ese es uno de los temas principales de esta temporada, que también explora la masculinidad tóxica.

El primer tema no sólo lo explora con nuestros protagonistas, sino también con el principal antagonista, Homelander, al que todos tienen pavor. Pero, en cierto momento, Homelander también tiene que darse cuenta de que tener el control viene con algunos inconvenientes.

Está muy claro que los guionistas están comparando a Homelander con Donald Trump, como se ve en muchos aspectos, incluyendo la forma en que el personaje utiliza los medios de comunicación y también en la última escena de Homelander en esta temporada, que es una referencia a una cita de Trump muy citada y bastante inquietante.

La serie consigue cuestionar tanto a los medios de comunicación, como a la industria del cine de superhéroes (la serie se divierte mucho con la versión de Snyder al principio de la temporada), al gobierno estadounidense y mucho más.

Pero, al mismo tiempo, la serie nunca pierde de vista la narrativa o lo que la hace única. A menudo tenía la sensación de tener que pellizcarme para creer que una serie como ésta existe.

La acción es genial. La crítica social está bien ejecutada (de manera que resulta perturbadora o bastante divertida).

La comedia nunca falla, la serie sabe cómo adaptar o burlarse de los tropos de los cómics y no tiene miedo de los desnudos ni de ir más allá para impactarnos.

Esta temporada no sólo será recordada por Herogasmo, un episodio sobre una orgía de superhéroes, sino también por la escena en la que descubrimos qué habría pasado si un superhéroe como Ant-Man se metiera dentro de alguien. Y, además de todo esto, es una serie profundamente anticorporativa, y es bastante increíble que Amazon le permita ser exactamente eso.

Las actuaciones también siguen siendo excelente. Se trata de una serie protagonizada por un conjunto de actores y no hay eslabones débiles en el reparto principal.

Está mal destacar actuaciones cuando los actores son uniformemente buenos, pero debo hacerlo. Antony Starr es a menudo señalado por otros, y eso es por una buena razón, simplemente porque lleva el personaje de Homelander muy bien.

Es muy  perturbador y también maneja muy bien sus escenas más emocionales y vulnerables.

En esta temporada tiene la oportunidad de hacer un montón de cosas diferentes y es fantástico. Jensen Ackles es la principal incorporación a la serie y, como ex fan de Supernatural desde hace mucho tiempo, estoy muy contento de verlo en esta serie.

Encaja a la perfección, y su actuación como Soldier Boy es uno de los aspectos más destacados de la temporada.

Sin embargo, hay un par de cosas que sentí disfuncional al final de la temporada, que por lo demás había sido tremenda.

La forma en que la serie se cerró en el (demasiado rápido) final de temporada se sintió un poco demasiado limpia y simple.

Después del penúltimo episodio, parecía que la serie estaba a punto de hacer algo realmente grande, pero, en última instancia, no ha cambiado mucho después del evento culminante de la temporada. Suceden cosas y los personajes resultan heridos (o peor), pero la serie se detiene justo antes de hacer algo de lo que no puedan arrepntirse. A mí me pareció que la serie había dado dos pasos adelante y, al final de la temporada, un paso atrás.

Sin embargo, The Boys es una serie muy especial que, de alguna manera, se las arregla para tener su pastel y comérselo también.

Es una exitosa sátira anticorporativa de los tropos de superhéroes y de la industria cinematográfica que se dedica a las películas de superhéroes, así como una sátira de la política y la cultura estadounidenses en general.

También es la mejor y más consistente serie de televisión de superhéroes en este momento, en gran parte por sus grandes personajes y la acción que, con un presupuesto menor, está en su mayoría a la altura del tipo de espectáculo que los fans han llegado a esperar de las películas centradas en los superhéroes. 

"The Boys" está dispuesta a ir donde ninguna serie de superhéroes ha ido antes. Está dispuesta a pisar los pies, a ejecutar bromas y escenas tanto oscuras como inapropiadas, y esta tercera temporada es la serie en su mejor momento.

Publicar un comentario

0 Comentarios
* Please Don't Spam Here. All the Comments are Reviewed by Admin.
Publicar un comentario (0)

#buttons=(Accept !) #days=(20)

Our website uses cookies to enhance your experience. Learn More
Accept !
To Top