Finales NBA 2022: vistazo a la travesía de 15 años del dominicano Al Horford hacia sus primeras Finales

Aros News
0

BOSTON -- El momento en que Billy Donovan supo qué tipo de competidor es Al Horford permanece tan claro en su memoria como si hubiera sucedido esta semana, y no hace 20 años.

"Nunca lo olvidaré", dice Donovan, el entrenador de los Chicago Bulls que dirigió a Horford en la Universidad de Florida.

Donovan estaba inmerso en una batalla de reclutamiento para firmar a Horford, entonces un prospecto cotizado de Michigan, y fue a verlo jugar en el Torneo Adidas Big Time en Las Vegas.

Los Michigan Mustangs de Horford habían hecho, en sus palabras, una carrera "improbable" hacia el juego de campeonato, donde se enfrentaron a los Atlanta Celtics, uno de los mejores equipos de la AAU jamás formados, que contaba con las futuras estrellas de la NBA Dwight Howard y Josh Smith. Los Mustangs perdieron por 20 puntos.

"Fue uno de esos partidos bien reñidos", dice Horford ahora, "pero ellos eran el mejor equipo".

Donovan, sin embargo, recuerda el partido por otra razón.

"Estoy en el gimnasio, saliendo de la cancha para irme", dice Donovan, "y [Horford] estaba al lado de las gradas, solo, llorando.

"Yo pensé, '¿Sabes qué? Aquí hay un chico, de 17 años, que se preocupa por ganar'. No puedo expresar eso lo suficiente sobre él. De eso se trata todo".

Horford, quien salió del TD Garden el miércoles por la noche después de ayudar a los Boston Celtics a ganar el Juego 3 y tomar una ventaja de 2-1 en la serie sobre los Golden State Warriors de cara al Juego 4 de las Finales de la NBA (9 p.m. ET, ESPN Deportes), sonríe mientras piensa en ese día.

"Lo recuerdo muy vívidamente", dice Horford. "Para mí, soy un gran competidor. La gente canaliza eso de diferentes maneras. Pero odio perder, y es algo que realmente me motiva".

"[Donovan] compartió ese momento conmigo hace años... Estamos construidos así. Odiamos perder y hacemos todo lo posible para ganar".

Los dos ganarían muchos juegos juntos. Donovan no solo ganó esa batalla de reclutamiento, sino que él y los Gators de Horford fueron el último equipo en repetir como campeones nacionales, en 2006 y 2007.

Avanzamos rápido a través de su carrera de 15 años en la NBA y Horford ahora se encuentra a dos victorias de su primer campeonato en su primera aparición en las Finales.

No obstante, para esta ocasión la temporada pasada, Horford estaba sentado en su casa, viendo los playoffs en la televisión y preguntándose si alguna vez lo que vive actualmente sería una realidad.

"Miraba las fotos en mi teléfono [para ver] exactamente lo que estaba haciendo en ese momento", dijo Horford luego de la victoria de Boston en el Juego 7 sobre el Miami Heat en las finales de la Conferencia Este. "Siempre miro hacia atrás y veo dónde estaba día a día".

El futuro de Horford en la NBA antes de regresar con los Celtics no podría haber sido más turbio. Hace dos temporadas, fue sacado de la alineación titular de los Philadelphia 76ers. Siguió un cambio con el Oklahoma City Thunder y una temporada perdida en OKC (la primera vez que se perdió los playoffs en 14 temporadas); dos años restantes en su contrato dejaron su situación en el limbo.

Horford no sabía si seguiría con el Thunder o si estaría en algún lugar con posibilidades de ganar, pero ha aprovechado al máximo el salvavidas que le lanzaron los Celtics, el equipo al que dejó en la agencia libre hace tres años.

"Es especial estar con ellos y poder ayudarlos y ser parte de esto", dijo Horford después de ese Juego 7. "Estoy muy agradecido de estar en esta posición".‘Es como seguir reinventándome’: Un ajuste incómodo en Filadelfia.



Cuando Horford firmó con los Celtics en 2016, fue un momento fundamental para la franquicia.

Después de una batalla de agencia libre que se redujo a los Celtics y los Washington Wizards, la decisión de Horford de unirse a Boston, una ciudad que no había ganado batallas de reclutamiento en el pasado, ayudó a sentar las bases para que Gordon Hayward se uniera un año más tarde y Kyrie Irving llegara a través de un cambio un par de meses después.

La versatilidad de Horford en ambos extremos ayudó a llevar a Boston a las finales del Este en 2016-17 y 2017-18. Pero en el verano de 2019, Horford optó por rescindir su contrato, sorprendiendo al mundo de la NBA al dejar a los Celtics por los rivales divisionales 76ers, que ya tenían al centro estrella Joel Embiid en su plantel.

"Siempre he sido fanático de Joel y de todo lo que trae dentro y fuera de la cancha. Hubo grandes batallas", dijo Horford durante su conferencia de prensa introductoria. "Cuando se presentó esta oportunidad y la posibilidad de asociarme con él, me entusiasmó mucho el potencial".

Unos meses más tarde, en medio de una torpe asociación en cancha junto a Embiid, Horford cambió de tono.

"Es casi como si siguiera reinventándome", dijo Horford a mediados de esa temporada, "y tratando de descifrar otras formas en las que puedo ser efectivo".

Horford se desempeñó bien en sus periodos como centro con Embiid fuera de la cancha, demostrando encajar bien con el armador Ben Simmons en esos minutos. Pero fue un papel moderado, y Horford luchó por adaptarse a su nueva realidad como creador de espacio; disparó solo para 31.8% desde 3 puntos esa temporada.

El entrenador de los Celtics, Ime Udoka, quien fue asistente en Filadelfia esa temporada, dijo que el papel de Horford en Boston es muy diferente al de los 76ers, y admitió que fue un ajuste incómodo desde el principio.

"Hemos enfatizado que aproveche su tamaño cuando los equipos [lo marcan con jugadores más pequeños]", dice Udoka. "[Y] cuando me preguntó qué estaba buscando de él, era poder cambiar en el perímetro, que es diferente a cómo defendíamos en Filadelfia.

"Y luego encestar triples, apuntar a más del 40% [y] tener más luz verde que la que tuvo en Filadelfia".

Los 76ers se enfrentaron al antiguo equipo de Horford en la primera ronda de los playoffs de la NBA dentro de la burbuja de la liga de 2020 en Orlando, Florida, y pasó la serie anotando 28 puntos combinados en cuatro juegos, sin lograr un solo triple mientras daba vueltas en círculos en defensa.

"Se le encomendó defender a Jaylen Brown en esa serie", dijo el presidente de operaciones de baloncesto de los Celtics, Brad Stevens. "Esa no es una tarea fácil para nadie".

Daryl Morey, en su primer movimiento como presidente de operaciones de baloncesto en Filadelfia, envió a Horford, junto con una selección de primera ronda, al Thunder en un acuerdo la noche de draft a cambio del escolta Danny Green.

"Creo que el tema de esta noche", dijo Morey esa noche, "fue tratar de mejorar el ajuste en la cancha".

También se trataba de deshacerse de los últimos tres años y de los más de $60 millones garantizados que quedaban en el contrato de Horford en ese momento.

En Oklahoma City, el futuro de Horford se volvió aún más incierto.

'Donde quería estar': Un salvavidas tras una temporada perdida


La llegada de Horford al Thunder fue parte de un reinicio completo de la franquicia.

Chris Paul acababa de partir en un acuerdo con los Phoenix Suns, mientras el vicepresidente ejecutivo del Thunder, Sam Presti, acumuló una selección de primera ronda tras otra para agregar a un núcleo joven liderado por el base Shai Gilgeous-Alexander.

Si bien Horford demostró que aún podía ser un centro titular efectivo en 28 juegos con la franquicia, promediando 14.2 puntos, 6.7 rebotes y 3.4 asistencias mientras lanzaba más del 36% desde el arco, las dos partes acordaron terminar su temporada en marzo.

“Hablamos con Al desde el momento en que se convirtió en miembro del Thunder esta temporada baja sobre las muchas formas en que podría ayudarnos cuando entramos en las primeras etapas de la transición necesaria de nuestro equipo”, dijo Presti en una declaración en el momento en que se tomó la decisión.

“Nuestras conversaciones han sido abiertas y continuas sobre cómo maximizar esta temporada para él personalmente, así como el desarrollo de nuestro equipo. Al ha sido espectacular y seguirá siendo parte del equipo a medida que construimos sobre el enfoque y la mentalidad que tomamos hace algún tiempo”.

Traducción: era necesario mover a Horford a un lado para permitir que los jugadores más jóvenes tuvieran la oportunidad de tener minutos y garantizar que el equipo tuviera la mejor oportunidad posible de obtener algo de suerte en la lotería.

Pero mientras que la dirección de Oklahoma City era obvia, el camino de Horford no lo era.

Era un pívot de 34 años en una liga en la que a cada vez menos de ellos se les paga una cantidad significativa de dinero, y tenía garantizados al menos $40 millones durante los dos años restantes de su contrato. En ese momento, parecía muy posible que pudiera estar atrapado en el purgatorio del basquetbol por otro año calendario.

Las cosas en Boston eran igual de feas. Los Celtics cayeron la temporada pasada, con marca de 36-36 y derrotados en la primera ronda de los playoffs por los Brooklyn Nets.

Kemba Walker, el base con el salario máximo del equipo que reemplazó a Irving, quien se había ido sin ceremonias a Brooklyn en la temporada baja, había pasado de atormentar a Filadelfia en la burbuja a no poder terminar la serie de los Nets debido a continuos problemas en la rodilla.

Cuando terminó la serie, el presidente de operaciones de baloncesto Danny Ainge dejó el equipo y Brad Stevens, después de ocho años como entrenador, se movió a la oficina como su reemplazo.

Y, dos semanas después de su mandato, tal como lo hizo Morey durante la temporada baja anterior, Stevens hizo su primer movimiento: un canje que involucró a Horford. Walker fue traspasado a Oklahoma City, junto con una selección de primera ronda, a cambio de reunir a Stevens con uno de sus jugadores favoritos.

“La flexibilidad financiera fue sin duda una parte de ello”, dice Stevens. "Pero Al había jugado muy bien en Oklahoma City. El ajuste en Filadelfia fue el problema, no su juego, su movilidad o cualquier otra cosa”.

Para Horford, el canje representó algo más: un salvavidas.

“Cuando recibí la llamada de Brad, fue muy, muy emocionante”, dijo Horford durante el día de prensa de las Finales de la NBA. “Recuerdo que conducía a casa con mi familia después de visitar a mi madre en Atlanta, y recibimos la llamada. Estábamos todos gritando en el auto...”.

“Fue un momento muy feliz para mi familia en ese momento. Especialmente para mí, porque es donde quería estar”.

'Cuando regresó, nos dio una sensación de seguridad': Lo que Horford significa para la carrera de Boston

Mientras los Celtics disfrutaban del brillo de llegar a las Finales de la NBA por primera vez en 12 años, un sentimiento específico llenó la mayoría de las conversaciones: una emoción universal por Horford.

“Nadie se lo merece más que este tipo a mi derecha, justo aquí”, dijo Brown, sentado junto a Horford en el podio después de la victoria del Juego 7 en Miami.

“Su energía, su comportamiento, venir todos los días, ser un profesional, cuidar su cuerpo, ser un líder, estoy orgulloso de poder compartir este momento con un veterano, un mentor, un hermano, un tipo como Al Horford”.

“A Al no le importan los números”, dijo el base de los Celtics, Marcus Smart. “Se preocupa por las victorias y por este equipo. Cuando regresó, nos dio una sensación de seguridad”.

Horford ha sido mucho más extrovertido de lo habitual durante estos playoffs, mostrando repetidamente emoción después de hacer grandes jugadas.

“Eso es justo”, dijo Horford con una sonrisa antes del Juego 2 de las Finales. “Simplemente creo que son los playoffs... muchas emociones, y siento que a medida que avanzamos, se vuelve más intenso”.

Si bien nunca encontró la combinación adecuada junto a Embiid, el dominicano ha desarrollado una química brillante con Robert Williams III como los puntos de apoyo duales en la defensa líder de la liga, ya que la calificación defensiva de Boston de 99.9 con los dos en la cancha fue la mejor de cualquier pareja de jugadores de los Celtics que jugaron al menos 400 minutos juntos esta temporada, según la investigación de ESPN Stats & Information.

Las habilidades de pasador de Horford ayudaron a desbloquear la ofensiva de Boston a medida que avanzaba la temporada, a medida que los Celtics registraron la mejor calificación ofensiva de la NBA de 120.2 en los últimos 35 juegos de la temporada regular.

Fue algo que Udoka vio venir desde la primera vez que vio a Horford después de este verano, y lo lleno de energía que demostraba al estar de vuelta en Boston.

“Verlo en el campo de entrenamiento, estuvo genial desde el primer día”, dice Udoka. “Parecía que su cuerpo había cambiado, y creo que gran parte de eso fue motivado por volver aquí, donde tuvo éxito.



“Ha llevado eso a lo largo de toda la temporada con todos los altibajos. Ha sido uno de nuestros jugadores más consistentes... y desde allí, lo ha intensificado aún más en los playoffs”.

Si bien la presencia constante de Horford jugó un papel muy importante en la carrera de Boston hacia las Finales, se destacan dos actuaciones: una explosión de 30 puntos en la victoria del Juego 4 de Boston en Milwaukee, que puso a Boston de regreso en esa serie y restableció la ventaja local, y 26 puntos y seis triples, el máximo de su carrera, en el Juego 1 en su debut en las Finales.

“Al es como el mejor compañero de equipo de todos los tiempos”, dijo Tatum antes del Juego 1. “El mismo tipo hoy que era en mi año de novato, dando la bienvenida a todos, haciendo lo mejor para el equipo y sacrificando los toques por sí mismo”.

"Solo para ver lo feliz que estaba de llegar a este punto... Sentí que había estado jugando desde siempre, finalmente superando ese bache, y es como si solo hubiera estado haciendo esto durante cinco años. Es su decimoquinto año…”.

Para Donovan, escuchar a los jugadores hablar sobre el valor de Horford en el vestuario y cuánto significa para ellos no es una sorpresa.

"Nunca, nunca, nunca”, dice Donovan, “cuestiones dónde está su corazón. A veces para los jugadores más jóvenes, mientras intentan establecerse en la liga, el plan es: ‘está bien, tengo que establecerme, tengo que ganar un contrato. Y una vez que hago eso, encargarme de mi, entonces me concentraré en ganar’. Él es todo lo contrario... Siempre se trata de ganar”.

Después de tres tortuosos años, un periodo en el que se cuestionó su estado físico y su futuro, Horford está de regreso en Boston, persiguiendo un título por primera vez.

“La forma en que lo tomé fue: 'simplemente voy a bajar la cabeza’”, dijo Horford antes del Juego 2 de las Finales, “y seguir trabajando durante esos años en Filadelfia, durante el año en Oklahoma, mejorar, y esperar mi momento.

“Sabía que iba a llegar el momento”.
Tags

Publicar un comentario

0 Comentarios
* Please Don't Spam Here. All the Comments are Reviewed by Admin.
Publicar un comentario (0)

#buttons=(Accept !) #days=(20)

Our website uses cookies to enhance your experience. Learn More
Accept !
To Top