Los Bucks tiran de épica para llevarse un memorable Game 5

Aros News
0

 

Los Milwaukee Bucks se llevaron de manera agónica el quinto partido de la eliminatoria ante Boston. Los vigentes campeones tiraron de casta para imponerse por 107-110 y recuperar el factor cancha, lo que les dará la oportunidad de cerrar la serie este viernes en el Game 6. Pese a pasar por debajo gran parte del partido, los de Budenholzer lograron sobrevivir al vendaval de los Celtics y dar la vuelta al encuentro en los últimos minutos, devolviendo a los de Massachusetts lo que estos habían hecho en el Game 4 y asestando un duro golpe moral a los de Udoka, que fueron superiores durante gran parte del choque.

Castigando con ‘pick & roll’

Tras un primer cuarto de tanteo, las hostilidades comenzaron en el segundo, en el que Boston empezó a carburar y a explotar los problemas que los Bucks venían luciendo a lo largo de la eliminatoria. La nula circulación ofensiva de los visitantes les hizo muy difícil castigar a la agresiva defensa de los Celtics, que dio muchísimos problemas a varios hombres, especialmente a Jrue Holiday, y a base de robos y contraataques empezó a cimentar la ventaja local.

En el otro lado, los problemas de Milwaukee en la defensa del pick & roll se hicieron en este duelo más evidentes que nunca, pues la insistencia de Udoka con esta jugada empezó a desnudar la rigidez táctica de Budenholzer y permitió a Jayson Tatum empezar a brillar. El alero, que terminó con 34 puntos, aprovechó los espacios que los interiores de los de Wisconsin le concedían en la media distancia para anotar una vez tras otra, y en el tercer cuarto Jaylen Brown, que alcanzó los 26, se unió a él para seguir haciendo crecer la ventaja.

Solo Giannis Antetokounmpo parecía oponer resistencia, y lo cierto es que fue una resistencia suficiente como para mantener con vida a los suyos durante muchos minutos. El griego, que firmó otra descomunal actuación de 40 tantos y 11 rebotes, fue prácticamente el único responsable de que el que choque no llegase sentenciado al último cuarto, atacando de forma insistente el aro y forzando huecos en una defensa que prácticamente no los concedía. No obstante, con el devenir del duelo se hacía más y más evidente que el alero no podía hacerlo solo. Y tras una canasta de Payton Pritchard que puso el 93-79 a falta de 10 minutos, algo cambió en los Bucks.

El corazón de un campeón

Los de Wisconsin salieron del tiempo muerto pedido por Budenholzer pareciendo un equipo completamente diferente. El técnico realizó ajustes por fin, apostando por un quinteto más pequeño pero más móvil con Bobby Portis como pívot y cambiando en los bloqueos directos como respuesta al pick & roll de los locales, lo cual dio grandes resultados a la hora de atascar la ofensiva de Boston. Igual de importante fue el cambio el otro lado de la cancha, en el que tras 38 minutos sin ideas, el esférico comenzó por fin a circular, los hombres sin balón empezaron a moverse y a generar ventajas, y los jugadores no llamados Antetokounmpo empezaron a aportar de verdad.


Fuente: Infobae


Tags

Publicar un comentario

0 Comentarios
* Please Don't Spam Here. All the Comments are Reviewed by Admin.
Publicar un comentario (0)

#buttons=(Accept !) #days=(20)

Our website uses cookies to enhance your experience. Learn More
Accept !
To Top