Recuperación lograda ha sido valorada como historia de éxito por comunidad internacional

 

El año 2021 recién finalizado será recordado por los amplios esfuerzos de la comunidad internacional para reactivar la economía mundial en un entorno en que persisten riesgos asociados a las nuevas variantes del coronavirus. En esta carrera por salir de la crisis sanitaria y económica más profunda que ha enfrentado la humanidad en un siglo, los resultados de cada país han estado estrechamente vinculados a las políticas implementadas, a los avances en los programas de vacunación y al estado de sus fundamentos macroeconómicos antes y durante la pandemia.

En el caso de la República Dominicana (RD), la recuperación lograda ha sido valorada como una historia de éxito por la comunidad internacional, destacándose las opiniones de las agencias calificadoras de riesgo de mayor prestigio, de las instituciones más representativas de la banca internacional y de diversos organismos multilaterales. En términos generales, todas estas entidades han ponderado favorablemente la implementación de políticas macroeconómicas coherentes con los objetivos de alcanzar la recuperación de las actividades productivas, de recuperar los empleos y de proteger a los segmentos de la población más vulnerables de la población.

En efecto, desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el coronavirus como una pandemia en marzo 2020, el Banco Central de la República Dominicana (BCRD) puso en marcha una política monetaria expansiva que incluyó la reducción de la tasa de interés de referencia de 4.5 % a 3.0 % y la implementación de diversos mecanismos de liquidez, orientados a crear las condiciones para que las instituciones financieras pudieran colocar y/o refinanciar créditos a bajo costo a las empresas y a los hogares dominicanos. A la vez, el gobierno diseñó programas sociales para proteger a los grupos más indefensos de la población y flexibilizó la carga fiscal de las empresas, particularmente de los sectores más afectados por la pandemia, preservando empleos y protegiendo el ingreso de las personas.

Por considerarlo un tema de relevancia para la opinión pública y tomando en cuenta la importancia que tienen las expectativas para el buen desempeño de la economía y el futuro de la inversión en el país, el BCRD pone a disposición de los agentes económicos y de las personas interesadas un análisis detallado sobre la percepción que ha mantenido la comunidad internacional sobre la economía dominicana y su recuperación a lo largo de 2021, así como sobre sus perspectivas para el nuevo año 2022. El documento permite ver la unificación de criterios en esa “visión internacional” en organismos tan distintos como la banca privada, las empresas calificadoras de riesgos, las organizaciones internacionales de turismo y las entidades multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y las Naciones Unidas.

La visión de las calificadoras de riesgo: Algunas consideraciones
En diciembre del 2021, dos agencias calificadoras de gran prestigio internacional, Standard and Poor’s y Fitch, han dado a conocer sus valoraciones sobre el desempeño futuro de la economía dominicana, las cuales han resultado en una mejoría de las perspectivas de negativa a estable. Cabe destacar que, a lo largo de 2021, solo un país logró una revisión favorable de las dos grandes calificadoras en toda América Latina y fue precisamente RD, una señal inequívoca del posicionamiento que ha alcanzado la nación como uno de los lideres económicos más importantes de la región. Incluso, en el caso de economías como México, Panamá, Costa Rica y El Salvador, las perspectivas fueron definidas por las calificadoras como negativas.

Al analizar en detalle los factores tomados en cuenta por las calificadoras para las revisiones favorables de las perspectivas del país, podemos destacar varios aspectos relevantes. Por ejemplo, Standard and Poor’s (S&P) calificó de impresionante la recuperación dominicana, resaltando la efectividad en revertir los efectos negativos causados por el COVID-19 y el fortalecimiento de las reservas internacionales, principal amortiguador con el que se cuenta ante condiciones adversas en los mercados internacionales. La calificadora también valoró la mejoría fiscal del gobierno, producto de mayores recaudaciones y un menor gasto de capital, lo que permitió reducir las necesidades de financiamiento público. Para 2022, S&P proyecta un crecimiento de 6 %, tasa por encima del potencial de la economía dominicana.

Por otra parte, Fitch destacó el aumento en las reservas internacionales de RD y los progresos en temas de gobernanza y de indicadores sociales, los cuales exhiben una notable superioridad en comparación con otros países de calificación crediticia similar. Adicionalmente, ponderó la reducción del déficit fiscal proyectado de 4.9 % a 3.0 % del producto interno bruto (PIB) para 2021, lo que contribuye a una relación deuda/PIB más estable. Fitch espera que la deuda pública no financiera se sitúe en 49 % del PIB en 2022-2023, muy por debajo del promedio de 57 % del PIB de otras economías con calificación BB-. Para Fitch, la economía crecería 5.7 % en 2022, también por encima del potencial, convergiendo a 5.3 % en 2023.