COVID-19: vacunar al 40% de la población era posible y fallamos

 

Proyecto Naturaleza Secreta
Tratamiento de un paciente de COVID-19 durante la pandemia en el Hospital Mario Muñoz Monroy, en Matanzas, Cuba. (Foto de archivo)

Una vergüenza que cuesta vidas y mutaciones del virus

En su última conferencia de prensa semanal de 2021 sobre el estado de la pandemia de COVID-19, el director general de la Organizacion Mundial de la Salud

 (OMS) informó que de 194 Estados miembros, 92 no alcanzaron el objetivo de vacunar contra el coronavirus al 40% de su población para este fin de año.

El doctor Tedros Adhanom Ghebreyesuss explicó que esto se debió, sobre todo, a la combinación del suministro limitado de inmunizaciones destinado a los países de renta baja durante la mayor parte del año y a que las vacunas les llegan cerca de la fecha de vencimiento y sin insumos clave, como las jeringas.

Una vergüenza con consecuencias graves

“Vacunar al 40% era factible. No haberlo hecho no es sólo una vergüenza moral sino que ha costado vidas y ha dado al virus la oportunidad de circular sin control y mutar”, recalcó.

Agregó que el populismo, el nacionalismo y el acaparamiento de las herramientas de salud -incluidas máscaras, terapias, diagnósticos y vacunas-, por parte de algunos países socavaron la equidad y crearon las condiciones ideales para el surgimiento de nuevas variantes.

Además, la información errónea y la desinformación han sido una distracción constante que mina la ciencia y la confianza en las herramientas de salud que salvan vidas, indicó.

Tedros reconoció que, al menos por ahora, ha mejorado el suministro de vacunas a los países con tasas bajas de inmunización, pero advirtió que el énfasis en las dosis de refuerzo en las naciones ricas podría causar que los países de ingresos bajos volvieran a quedarse cortos.

Yun Liu
Personal de la UCI trabajando para salvar pacientes con COVID-19 en Wuhán, China, en abril de 2020

Aprender las lecciones

En este sentido, instó a los líderes de los países ricos y a los fabricantes a “aprender las lecciones de Alpha, Beta, Gamma, Delta y ahora Ómicron” y a trabajar juntos para alcanzar el 70% de cobertura de vacunación en todos los países a mediados del año entrante.

“Este es el momento de superar el nacionalismo a corto plazo y proteger a las poblaciones y economías contra futuras variantes poniendo fin a la desigualdad mundial de las vacunas. Quiero que los gobiernos, la industria y la sociedad civil trabajen con nosotros en una campaña que busca el 70% de cobertura de vacunas en todos los países a principios de julio”, dijo Tedros.

Detalló que cumplir esa meta requiere que los líderes gubernamentales y empresariales de verdad hagan lo que han prometido para la equidad de las vacunas y aseguren un suministro constante, ayudando a que las inmunizaciones lleguen realmente a las personas.

Del mismo modo, abogó por la disponibilidad de pruebas y de los nuevos tratamientos contra el COVID-19 en todos los países y para todas las personas que los necesiten.

“Poner fin a la inequidad en salud sigue siendo la clave para poner fin a la pandemia”, reiteró.

Optimismo, a pesar de todo

Pese a los reveses sufridos este año, el titular de la OMS afirmó que mantiene el optimismo y confía en que el 2022 “sea el año en que no sólo terminemos la etapa aguda de la pandemia, sino que también tracemos un camino hacia una seguridad sanitaria más sólida”.

“Sobre la base de los éxitos y fracasos, debemos compartir las vacunas de forma más rápida y equitativa con COVAX y AVAT, y debemos ayudar a los países a fabricarlas y distribuirlas a todos. Y también debe seguir el acceso a nuevos tratamientos”, insistió.

Asimismo, recordó que el virus seguirá evolucionando y amenazando los sistemas de salud si no se mejora la respuesta colectiva.