Se apaga la voz de los Tigres del Licey, Don Tomás Troncoso

 


SANTO DOMINGO (Licey.com).- La voz de los Tigres del Licey se ha apagado.

Tomás Troncoso Cuesta, considerado el más grande de los comentaristas deportivos en la historia de la República Dominicana, ha ascendido a los brazos de la eternidad.

Con su desaparición física a los 85 años, "Don Tomás" deja una estela de dolor, pero también una gran satisfacción en todos lo que pudieron estar cerca de él, compartir su dedicación a su oficio y en los miles de televidentes y radioescuchas que disfrutaron durante tanto tiempo de su sabiduría y buena forma de comunicar las informaciones deportivas.

Uno de los más carismáticos cronistas de­portivos nació el 29 de septiembre de 1935 en su primer hogar de Ciudad Nueva, en Santo Domingo y fue exaltado en calidad de propulsor en el ceremonial del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano en el año 2005.

Fue figura importante en la conformación de la selección nacional de béisbol que ganó la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en Jamaica en 1962.

Como miembro de la Federación de Béisbol (Fedoba) tuvo que ver con la selección que fue a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Puerto Rico en 1966, con la que ganó el bronce en el Mundial de Béisbol que se realizó en República Dominicana en 1969 y como asesor del selectivo que ganó plata en los XII Juegos de 1974 celebrados en Santo Domingo.

En 1962, en calidad de comentarista, formó parte del equipo que realizó la primera transmisión de juegos de Grandes Ligas, junto al narrador Billy Berroa, Max Álvarez, Osvaldo Cepeda y Cepeda y el productor Ellis Pérez.

Realizó el programa radial "Los Deportes en Marcha" durante más por 50 años. Desde la temporada de 1963-64, que laboró con las Águilas Cibaeñas, trabajó como comentarista en el béisbol invernal. Trabajó también con los Leones del Escogido, pero fue con los Tigres del Licey que se identificó siendo partícipe en la mayoría de las series del caribe en las que este club intervino y ocho de los 10 títulos que ha conquistado.

Narró en campeonatos Centroamericanos, Panamericanos y Mundiales en partidos de béisbol y baloncesto. Además formó parte del Bloque Hípico Deportivo, Deportes por Rahintel, El Mundo Deportivo Marlboro y la Cadena de los Clubes del torneo superior distrital de baloncesto.

Su programa de radio "Grandes Ligas en Acción" junto a Roosevelt Comarazamy y Fernando González Tirado era una cita obligada todas las mañanas para los seguidores del béisbol que se enteraban de los resultados, comentarios y noticias acontecidas el día anterior.

El 4 de diciembre de 2016, los Tigres del Licey le rindieron un homenaje de reconocimiento que incluyó la denominación con su nombre de la cabina de transmisión de radio. En esa oportunidad tanto la Asociación de Cronistas Deportivos de Santo Domingo (ACD) como la Liga Dominicana de Béisbol se unieron al acto con sendas placas y una medalla en el caso del segundo.

 

Sus inicios

 

Luego del ascenso a la presidencia de Juan Bosch (1963), Troncoso se desempeñaba como subdirector de Deportes, pero fue cancelado de esa posición.

Al verse sin trabajo siguió sus actividades deportivas como jugador de softbol.

En 1963 jugaba para la Liga Quisqueya y en un intercambio con el equipo La Aurora, de E. León Jimenes, conoció a José León Asensio, que acababa de llegar de sus estudios de los Estados Unidos.

Un grupo de amigos le dijeron a José León que estaba sin trabajo, en esa ocasión, León Asensio le ayudó con un anuncio de cigarrillos Premier, para el comienzo del programa Los Deportes en Marcha. Recordaba que Asencio habló con Osvaldo Brugal y consiguió el anuncio de Brugal, además Rafael Menicuci le dio el anuncio de la Cervecería Nacional Dominicana y más tarde consiguió la Asociación Popular de Ahorros y Préstamos.

Primero desde el Hotel Jaragua, a través de Radio Universal, luego por HIZ y Cristal son algunas de las emisoras que dieron cabida al considerado programa radial de deportes de más trascendencia en el país.

Su primera transmisión de béisbol en el país fue los juegos del equipo Aurora, que dirigía Freddy Toribio, en Santiago.

Dos veces seleccionado como Cronista del Año por la ACD, Troncoso fue un apasionado y tratadista del voleibol, baloncesto y numerosos deportes que heredó su pasión por el béisbol de su padre, el profesor Manolín Troncoso y su madre Estela Cuesta.

Se consideraba un hombre realizado, preocupado por los demás y siempre de frente a lo que consideraba ser una injusticia. Tenía como costumbre almorzar cada sábado junto a sus hijos y nietos.

Junto a doña Annie procreó cuatro hijos: Ana Lisette, Jackeline, Jovanca y Tomás Miguel, quienes lo convirtieron en abuelo en más de 10 ocasiones.