De Brandon Lee a Halyna Hutchins o cuando la muerte ronda al cine

 


Los actores Michael Massee, en 1993 y Alec Baldwin en 2021, son los antagonistas de dos accidentes mortales. Desde protocolos violados por la producción hasta investigaciones judiciales de largo aliento, forman parte de la tragedias que parecen escritas por Edgar Allan Poe.

La muerte. Siempre tan presente. Siempre tan impertinente. Esta vez hablamos de Halyna Hutchins, la directora de fotografía que murió ayer luego de que el actor Alec Baldwin le disparara con un arma que, en teoría, debía escupir balas falsas, pero que por alguna razón, que será investigada por las autoridades, estaba cargada con artefactos que cegaron la vida de la mujer de 42 años. Esta vez fueron Hutchins y Baldwin los protagonistas de la tragedia, pero la historia del cine tiene varios antecedentes de este tipo de accidentes que terminaron siendo mortales.

Este viernes el veterano actor se refirió al incidente en su cuenta de Twitter: “No hay palabras para transmitir mi conmoción y tristeza por el trágico accidente que se cobró la vida de Halyna Hutchins, esposa, madre y colega nuestra profundamente admirada. Estoy cooperando plenamente con la investigación policial para abordar cómo ocurrió esta tragedia. Estoy en contacto con su esposo, ofreciéndole mi apoyo a él y a su familia. Mi corazón está roto por su esposo, su hijo y todos los que conocieron y amaron a Halyna”.

El más sonado de este tipo de accidentes se registró hace 28 años, el 31 de marzo de 1993, cuando Brandon Lee, modelo y actor estadounidense de artes marciales e hijo de Linda Emery y Bruce Lee muriera a los 28 años tras recibir una bala calibre 11 mm en lugar de un cartucho de fogueo durante el rodaje de la película El Cuervo. El accidente se produjo debido a un error en la manipulación de cartuchos reales empleados en la filmación por falta de presupuesto. 23 millones de dólares se destinaron para el rodaje de la cinta.

Doce horas después de recibir el disparo, Brandon Lee murió luego de que, según recuerda El País de España, los 30 litros de sangre que le fueron transfundidos durante las seis horas de operación no coagularon.

Una cadena de errores desembocó en la fatalidad. Boquerini, un crítico de cine de la Agencia Colpisa, explicó en un artículo publicado El Correo de España en abril de 2020, que antes de la toma fatídica se había rodado un primer plano del revólver Magnum que usaba ese personaje, que lo mostraba cargado.

Fuente: elespectador