Condenados Ángel Rondón y Víctor Díaz Rúa por caso Odebrecht

 

Santo Domingo, R.D.- El Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional dictó su veredicto contra los encartados en el caso Odebrecht.

Ángel Rondón, ocho años de prisión y el pago de una multa de 200 salarios mínimos; Víctor Díaz Rúa, cinco años de prisión y una multa de 200 salarios mínimos.

 Mientras que el tribunal absolvió de toda responsabilidad penal a Conrado Pittaluga, Tommy Galán, Andrés Bautista García y Roberto Rodríguez. 

En el caso de Rondón, el tribunal determinó que es culpable de lavado y soborno; sobre Díaz Rúa, se estableció la responsabilidad penal por lavado de activo proveniente de enriquecimiento ilícito.

Las juezas determinaron que Díaz Rúa incurrió en falsedad en declaración jurada y no justificó el aumento de su patrimonio.

El grupo ha acudido al juicio de fondo desde noviembre de 2020.

Las juezas Giselle Méndez, Tania Yunes y Jisell Naranjo dieron su veredicto tras casi un año de conocimiento del juicio de fondo en contra de los seis implicados en el caso de sobornos por unos por 92 millones de dólares.

Todos dijeron durante el proceso de audiencias que son inocentes de los actos que se les imputan, mientras que el Ministerio Público había pedido para Rondón y Díaz Rúa, 10 años de prisión; Conrado Pittaluga, 7 años de prisión; Andrés Bautista, Tommy Galán y Roberto Rodríguez, 5 años de prisión.

Asimismo, los fiscales solicitaron el decomiso de los bienes de cada uno.

Acusaciones:

A los seis que fueron involucrados en el caso para el juicio de fondo se les acusó de delitos de soborno en el comercio, proscripción de la corrupción, lavado de activos, asociación de malhechores, coalición de funcionarios, prevaricación y falsedad en declaración de bienes.

En marzo del 2021, dos de las juezas fueron recusadas, por la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA), que alegó que las magistradas Yunes Sánchez y Naranjo Tejada habían adop­tado decisiones favorables a los acusados, durante la fase de presentación de testigos. La recusación fue rechazada por la Tercera Sala Penal de la Corte de Apelación.