La OMS aconseja "todo": el refuerzo en los vulnerables y favorecer la vacunación en el Tercer Mundo



La Organización Mundial de la Salud ha instado en repetidas ocasiones a los países ricos a retrasar las inyecciones de refuerzo de las vacunas contra el coronavirus hasta que los habitantes de los países más pobres puedan recibir las primeras dosis.

Incluso se ha descrito al tercer pinchazo como "una inyección de lujo".

Pero el jefe de la OMS para Europa, Hans Kluge, afirma que no tiene por qué ser así: "La máxima prioridad es garantizar que la gente, los más vulnerables, reciban la primera y la segunda vacuna. Luego hay que ponerlas todas, es decir, en aquellos países en los que vemos que las personas con inmunidad reducida -las personas mayores que tienen una inmunidad menguante- contra las enfermedades graves y la muerte, esos países pueden considerar una tercera. Pero deberíamos hacerlo todo .... compartir las dosis con aquellos países que todavía no han vacunado completamente a sus trabajadores sanitarios y al mismo tiempo observar la evolución de las tendencias... de modo que hagamos todo".

Kluge también ha recomendado acelerar el despliegue de las vacunas y hacer que las vacunas sean obligatorias para las profesiones expuestas.


Ampliar la vacunación a los menores de 12 años con enfermedades subyacentes y estar pendientes. Algunos países creen que han salido de la pandemia cuando en realidad están viviendo el paso de otra ola.