La música vuelve al famoso festival de la antigua ciudad azerbaiyana de Gabala




Tras un año de parón, la antigua ciudad azerbaiyana de Gabala volvió a acoger este verano su famoso festival de música. La 12ª edición del evento, que es un acontecimiento importante en el calendario cultural de Azerbaiyán desde 2009, se celebró en el Centro de Congresos Heydar Aliyev y en el Hotel Riverside; lugares rodeados de verdes colinas e inmersos en el tranquilo ambiente de la localidad.

Con la destacada asistencia de amantes de la música de toda la región, la cita fue especialmente conmovedora para los intérpretes y los visitantes, después de que el año pasado se cancelara el festival debido a la pandemia.

"Era nuestro primer concierto en directo desde hacía un año y medio. Por supuesto, fue difícil para todos los músicos, ya que durante todo el período de confinamiento no hubo conciertos en directo, y por eso muchos músicos habían perdido una pequeña parte de sus habilidades. Sin embargo, a pesar de ello, nos esforzamos por actuar bien. Disfruté tocando ante el público, y espero que a los espectadores les gustase la actuación", declara el violinista Zarin Aliyeva.

El festival de este año celebraba el centenario de la Academia de Música de Bakú, dando a los jóvenes talentos y a los músicos experimentados la oportunidad de volver al escenario y compartir su pasión con el público, en directo. Para el director de orquesta Javad Tagi-zade, esta fue una ocasión muy especial.

"Esta pausa involuntaria debida a la pandemia nos ha gastado una broma pesada. Sentimos cierta aprensión. Todos hemos echado mucho de menos al público. Echamos de menos los conciertos en directo, no los que se realizan ‘en línea’. Cuando salimos al escenario y podemos oír la respiración del público, podemos escuchar, literalmente, sus emociones. Volver a oír sus aplausos en directo no tiene precio", afirma Javad Tagi-zade, director de orquesta.


"Estamos aquí, en la 12ª edición del Festival de Música de Gabala, por casualidad. Y estamos encantados con los conciertos al aire libre y con este Palacio de Congresos, que es increíble. La acústica es maravillosa y nuestros músicos e intérpretes... ¡Estoy maravillada con ellos!", señala Aygun Atayeva, invitada al festival.

La noche de la inauguración, el sonido de la música folclórica azerbaiyana llenó el ambiente y, una vez más, la experiencia compartida de la música en directo pudo reunir a los intérpretes con el añorado público.