Científicos vigilan cepa del virus con una rara mutación



Científicos sudafricanos vigilan una nueva varian­te del coronavirus que posee una tasa de muta­ción poco habitual y cu­ya frecuencia aumentó gradualmente en los últi­mos meses, informó el lu­nes Instituto Nacional de Enfermedades transmisi­bles de Sudáfrica (NICD, por sus siglas en inglés).

La variante, conocida con el nombre de C.1.2 fue señalada la semana pasada por la Plataforma de Investigación, Innova­ción y Secuenciación del Kwazulu Natal (Krisp) en un estudio aun no publi­cado.

Mientras que la mayo­ría de las infecciones por covid-19 en Sudáfrica es­tán siendo actualmente provocadas por la varian­te delta -identificada por primera vez en India-, C.1.2 llamó la atención de los científicos pues muta casi dos veces más rápido que las otras va­riantes ya observadas.

Hasta ahora C.1.2 fue detectada en todas las provincias sudafricanas, así como en otras partes del mundo, especialmente en China, en Mauricio, Nueva Zelanda y Reino Unido.

No es sin embargo muy frecuente para ser clasifi­cada “variante digna de in­terés” o “variante inquie­tante”, como lo son las variantes delta (la surgida en India) y beta (aparecida en Sudáfrica en 2020), am­bas muy contagiosas.


Los científicos del NI­CD aseguraron el lunes que C.1.2 no está “presente si­no en bajos niveles” y que es muy temprano para deter­minar su evolución.


“A este nivel, no tene­mos datos experimenta­les para confirmar como reacciona en términos de sensibilidad a los an­ticuerpos”, explicó Pen­ny Moore, investigadora en el NICD. Sudáfrica es el país más afectado del continente africano, con 2,7 millones de casos de Covid-19 registrados hasta ahora.