Haití: unas sesenta personas asesinadas en seis días, incluidas 40 en Cité Soleil

 

La organización de derechos humanos, Fondasyon Je Klere (FJKL) en un comunicado de prensa del 1 de julio llamó la atención sobre un dramático aumento en los últimos días de violencia en el área metropolitana, sumado a la ya preocupante situación de seguridad que el país conoce con los enfrentamientos entre bandas armadas. Dijo que había contado, en menos de ocho días, del 25 al 30 de junio de 2021, alrededor de sesenta personas asesinadas en Cité Soleil, rue Magloire Ambroise, Delmas y Pétion-Ville.


La organización de derechos humanos ha elaborado una evaluación no exhaustiva de estos asesinatos. Dijo que al menos cuarenta personas fueron asesinadas en Cité Soleil el 25 de junio de 2021, en un ataque del grupo llamado Fòs revolisyonè G-9 an fanmi e alye, liderado por Jimmy Chérizier, alias Barbecue, cerca del poder político en el lugar. contra el grupo G-pèp de Gabriel Jean Pierre, alias Ti Gabriel. El 26 de junio de 2021, el grupo 400 Mawozo tomó las calles de Croix-des-Bouquets. Quemaron un gran número de vehículos y dispararon en todas direcciones con armas pesadas. 


La policía permaneció enclaustrada dentro de su comisaría durante los ataques. La población está a merced de los bandidos que han saqueado, robado, asaltado, intimidado en paz.


En la tarde del 29 de junio de 2021, en el área de Delmas 32, el ex delegado de la SPNH-17 (Unión de la Policía Nacional de Haití), Jean Guerby Geffrard, baleado y herido en el contexto de un atentado perpetrado por personas que viajaban en motocicleta, murió en el hospital. 


En la noche del 29 al 30 de junio, en la zona de Delmas 32 y en Christ-Roi, la población civil sufrió nuevos ataques armados matando a una quincena, entre ellos el periodista Diego Charles de Radio Vision 2000 y Antoinette Duclaire (Netty), activista política de oposición y portavoz de Matris Liberasyon. El tren de la muerte tomó, el 30 de junio de 2021, un comerciante de divisas en Pétion-Ville, un conocido mecánico en la rue Magloire Ambroise y otras dos personas en Frères.


La FJKL dijo que también señaló que los bandidos operaban con impunidad. Ninguno de los criminales fue arrestado ni arrestado. Port-au-Prince se ha convertido en Port-au-crime. 


Las autoridades policiales y gubernamentales han incumplido su doble obligación de prevenir el delito y castigar a los delincuentes. En este contexto, el gobierno anuncia casualmente la organización de elecciones generales al mismo tiempo que un referéndum inconstitucional, todas medidas susceptibles de agravar innecesariamente la crisis multidimensional, prosiguió la FJKL.

Por Ricardo Lambert, para Le Nouvelliste