Haití: desplazados de Martissant: "Queremos volver a casa sanos y salvos"

 

“Sí, vinieron a vernos varias organizaciones. Nos trajeron ropa, comida, kits de higiene. Pero lo que realmente queremos es poder volver a casa, encontrar nuestra vida antes del 1 de junio, volver a nuestra casa ”, grita Bernius, llamado“ Passe Partout ”por quienes lo conocen. Recibe este nombre por su presencia constante en todas las calles de Martissant. Vende un dulce conocido comúnmente como "krèm glase".

Están visiblemente traumatizados. Estos exiliados en su propio país no dejaron de explicar lo que sucedió en sus barrios, lo que vieron, cómo escaparon de la muerte. Tienen un deseo real de hablar, de confiar. "Los que prendieron fuego a mi casa en Martissant 4 son haitianos como yo". “Yo te ka pitit mwen wi. Se ti jèn gason yo ye wi. Timoun wi, yo pike dife nan kay mwen an, mwen pèdi tout bagay ”, suspira Jocelyne, 44, madre de cinco hijos de entre 5 y 19 años que desea volver a casa.

"Me violaron ..."

Roseline *, una mujer joven, le dice a Le Nouvelliste que fue violada por personas que atacaron su casa. Acepta hablar de lo que vivió en Martissant 2A, pero se niega a hacerlo en presencia de otras personas desplazadas. No quiere que la gente sepa que fue violada por quienes atacaron su casa la noche del miércoles 2 de junio. “No sabía que los grupos armados iban a ir a la guerra. Mi familia y yo no tuvimos tiempo de huir. Me golpearon, me tiraron al suelo antes de que uno de ellos se apoderara de mi cuerpo ”, se queja la joven, con la cabeza gacha, incapaz de encontrar la mirada de quien está hablando.

Como ella, otras jóvenes que no tuvieron tiempo de huir de Martissant fueron violadas por miembros de grupos armados, dijeron a Le Nouvelliste varias de las personas desplazadas.

Ricardine está embarazada de seis meses y es madre de una niña de dos años. “No sé cómo conseguí la fuerza para correr con el niño en mi vientre y otro en mis brazos. “Se avèk yo sèlman mwen rive sove”, informa, sentada en el suelo con la ropa que le queda.  

“No tengo una tarjeta de identificación para justificar mi nombre es Micheline. Mi casa en Martissant 23 no fue incendiada, pero tuve que dejarla con todas mis pertenencias. Vi a varias personas de mi barrio asesinadas. Mwen te gen anpil bagay nan kay la, si yo te banm yon ti chans pran yo mwen t ap tou ale Okay nan peyi m ”, indica Micheline, cuyo único hijo murió durante el terremoto del 12 de enero de 2010. Mientras 'ella dio En la entrevista a Le Nouvelliste, alguien le dice que la mayoría de las casas de Martissant 23 han sido asaltadas por grupos armados.

Los hijos de los desplazados han visto el horror

Junior tiene 10 años. Con sus muchos nuevos amigos, todos desplazados que huyen de la furia de las bandas armadas en Martissant, juega al fútbol todos los días en una de las zonas del polideportivo Carrefour. No está seguro de por qué salió de su casa. Pero los horrores que vio atormentan su mente inocente.

“Escuché muchos ruidos en casa esa noche. Vi a mi madre corriendo por todos lados. No supe por qué. Ella se llevó a mi hermana y a mí y caminamos toda la noche en la calle con otras personas. Todavía podía ver casas en llamas y gente en el suelo. Mi mamá no quería que mirara. Primero estuvimos en un lugar donde no hay casa (Nota del editor: plaza Fontamara) antes de venir aquí ”, informó el niño.

James, de 13 años, es más consciente de la situación y la realidad de las personas que lo rodean en el polideportivo Carrefour. "Nèg yo pete bal epi yo mete dife lakay la. Yo touye yon mesye ki te rete bò lakay la ”, confiesa, descoyuntado, como si estuviera acostumbrado a estas situaciones.

La vida de los desplazados en el polideportivo Carrefour

Aproximadamente dos mil personas se encuentran de repente viviendo en un lugar destinado a albergar personas durante el tiempo de un partido de baloncesto. La imagen es oscura por decir lo mínimo y la promiscuidad es visible y angustiosa.  

Desde su llegada a la plaza Fontamara la noche del 1 de junio, ha habido una oleada de solidaridad hacia estos compatriotas en dificultad. Posteriormente fueron trasladados por el Ayuntamiento de Carrefour a dicho polideportivo. En una gran sala del gimnasio, son unos 2.000 los que se reúnen sin tener en cuenta los gestos de barrera.

El Ayuntamiento de Carrefour, apoyado por instituciones como Cruz Roja, OIM, DINEPA y particulares, busca hacer menos dolorosa la vida de estas personas desplazadas, que ahora viven como una especie de familia numerosa de alrededor de dos mil integrantes. .

“La organización ADRA nos dio baños portátiles, DINEPA, Unicef ​​y la OIM están proporcionando el vaciado. Cada mañana, la Cruz Roja, los bomberos y las personas desplazadas que han recibido una formación rápida limpian el lugar ”, informa el Nouvelliste Jude Édouard Pierre.

El interino del municipio destaca que dos veces al día, el servicio municipal del Ayuntamiento recoge la basura. Se han colocado dos guardias de seguridad para la seguridad del sitio, agrega.

“El ayuntamiento coordina todas las actividades con el apoyo de socios como Unicef, DCP, IOM y OCHA. El PMA y Alimentos para los Pobres nos están dando raciones secas ”, dijo el alcalde. “Proporcionamos un promedio de 3.000 comidas diarias a los desplazados, 1.500 por la mañana y 1.500 por la noche. Durante dos días, la FAES nos dio 6.000 platos ”, dijo Jude Edouard Pierre.

El último censo de desplazados alojados en el polideportivo Carrefour data de hace cinco días y había acusado la presencia de 1.500 personas en el lugar. El agente interino de Carrefour cree que esta cifra ha aumentado mucho. Anuncia otro censo para determinar el número exacto de desplazados con el fin de ayudarlos mejor.

El incumplimiento de los gestos de barrera en un contexto donde el coronavirus se está extendiendo considerablemente en el país es la mayor preocupación de Jude Édouard Pierre. Teme la rápida propagación del virus en el sitio. Es por ello que pide a las autoridades sanitarias que intervengan rápidamente para evitar lo peor cuando la localidad no cuenta con centros hospitalarios especializados en la atención de personas infectadas por el virus.

No todos los desplazados vivieron la guerra en Martissant de la misma manera. Hay quienes han visto la muerte en la cara. Otros han perdido a familiares que han recibido disparos de grupos armados. Las mujeres han sido violadas. Otros vieron sus casas quemadas. Otra categoría huyó de sus hogares por temor a ser victimizada. Pero todos quieren volver a su antigua vida en su barrio. Sin embargo, estas personas desplazadas primero exigen el fin de la guerra y piden a las autoridades que garanticen su seguridad ...

Publicado Robenson geffrard, para Le Nouvelliste