Dorancelys del Valle, asesinada, responsabilizó al alcalde de lo que pudiera suceder

Dorancelys del Valle Tocuyo Martínez, de 30 años de edad, señaló públicamente a Alberto Hurtado de ser cómplice de las redes de prostitución que operan en la localidad bolivarense mientras los residentes pasan hambre. Días después apareció muerta junto con Martha Liliana Aristizábal, de 37 años. Ambas presentaban heridas de bala.

Dos femicidios se registraron esta semana en un sector minero de El Callao, estado Bolívar. Las víctimas fueron identificadas como Martha Liliana Aristizábal, de 37 años de edad, y Dorancelys del Valle Tocuyo Martínez, de 30 años, quien el pasado 24 de mayo acusó de corrupción al alcalde de la localidad, Alberto Hurtado, durante una protesta generada por la negativa de los comerciantes de recibir el nuevo billete de 50.000 bolivares.

El parte policial, indica el diario local Correo del Caroní, señala que los cuerpos fueron encontrados detrás de una casa del sector minero La Iguana el lunes primero de junio. Ambas tenían heridas de bala. Funcionarios policiales hallaron al menos 10 conchas de bala percutidas de 9 milímetros.

Los familiares de Tocuyo exigen a las autoridades investigar al alcalde Hurtado. Durante la acusación en la protesta, Tocuyo también señaló al jefe municipal de ser cómplice de las redes de prostitución que operan en el poblado mientras los habitantes pasan hambre.

 La mujer asimismo advirtió que si la mataban era responsabilidad del alcalde.

“Si tú no respetas al pueblo, el pueblo no te puede respetar a ti. Aquí voy a estar cuando tú me quieras llevar presa”, le dijo Tocuyo a Hurtado, quien exigía “respeto” en medio de la manifestación.