Primera dama y director del Invi entregan viviendas a familias damnificadas de incendio en Pimentel


“Nuestra lucha de todos los días es para que la gente viva mejor, y para ir en su auxilio cuando haya situaciones como  las que ustedes vivieron”, dijo Arbaje a las familias beneficiadas.

SANTO DOMINGO.- La primera dama Raquel Arbaje y el director del Invi Carlos Bonilla encabezaron este martes la entrega de ocho viviendas a igual número de familias damnificadas de un incendio ocurrido el pasado 22 de abril en Pimentel, provincia Duarte.

Tres días después del siniestro, el presidente Luis Abinader prometió a las familias afectadas que el Instituto Nacional de la Vivienda (INVI) les construiría nuevas viviendas, y dio un plazo de quince días para la terminación de los trabajos.  Agregó en broma que de no cumplir con el plazo “cancelaría al ingeniero”.

Al hacer la entrega de las llaves a las familias, Arbaje afirmó que “ cuando pierde la casa que nos cobija, por muy humilde que sea, es como si perdiéramos parte de nuestra propia vida, no porque le demos un valor material, sino porque nuestras casas significan sueños cumplidos, mucho esfuerzo y mucho trabajo”.

Resaltó a seguidas que el gobierno del presidente Luis Abinader no dejará desprotegido a ningún dominicano que requiera del auxilio oficial.  “Nuestra lucha de todos los días es para que la gente viva mejor, y para ir en su auxilio cuando haya situaciones como  las que ustedes vivieron”, dijo Arbaje a las familias beneficiadas.

El Plan de Asistencia Social de la Presidencia repuso los enseres y el mobiliario que destruyó el incendio originado por un cortocircuito, según reportó el Cuerpo de Bomberos del municipio.

En su visita a Pimentel, la primera dama asistió al centro de vacunación contra la covid-19 que opera en el municipio, donde departió con el personal de salud y se interesó por la marcha del proceso.

La acompañaron, además de Bonilla, la directora del PASP Yadira Henríquez, el alcalde Noel Rafael Abreu Mora, y la gobernadora provincial Xiomara Cortés.