Estados Unidos investigan los primeros posibles casos de “síndrome de La Habana”

 


Estados Unidos investigan  los primeros posibles casos de “síndrome de La Habana”, que ha causado lesiones cerebrales a diplomáticos y funcionarios

Hace referencia a un conjunto de signos y síntomas médicos declarados por el personal de las embajadas de Estados Unidos y Canadá en Cuba, que se remonta a fines de 2016; y posteriormente en algunos otros países. ​

En 2017, el entonces presidente de los EE.UU., Donald Trump, acusó a Cuba de perpetrar ataques no especificados que causaron estos síntomas. Posteriormente, Estados Unidos redujo al mínimo el personal de su embajada en respuesta a los supuestos ataques. ​

En 2018, varios diplomáticos estadounidenses en China informaron de problemas similares a los declarados en Cuba; así como agentes encubiertos de la CIA que operaban en otros países y que estaban negociando con estos sobre formas de contrarrestar las operaciones encubiertas de Rusia.​

Estudios posteriores que tuvieron como sujetos a los diplomáticos presuntamente afectados en Cuba, publicados en la revista JAMA en 2018, encontraron evidencia de que los diplomáticos habían sufrido algún tipo de lesión cerebral, pero fueron incapaces de determinar la causa de estas lesiones.

Dos funcionarios de la Casa Blanca que trabajan en el Comité de Seguridad Nacional (NSC, por sus siglas en inglés), reportaron a finales de 2020 síntomas compatibles con una misteriosa enfermedad que afectó a numerosos miembros de la delegación estadounidense en Cuba -conocida por ello como “síndrome de La Habana”- y cuyo origen todavía no logra ser determinado.

El incidente en Washington DC ocurrió un día después de la elección presidencial, en noviembre. El segundo caso se registró unas semanas más tarde, durante el mes de diciembre.

Los síntomas también fueron experimentados por decenas de diplomáticos y personal allegado alrededor del mundo. Los primeros casos se registraron a finales de 2016 en Cuba. En ese entonces, empleados de las embajadas de Estados Unidos y Canada reportaron síntomas y signos de una enfermedad rara, que luego se replicaron en varios lugares del mundo.

Según New York Times, se han identificado 130 casos de daño cerebral relacionados con el síndrome de La Habana en diplomáticos y funcionarios de Defensa de los Estados Unidos. Pero a excepción de estos dos casos en Washington, el resto ocurrieron en el exterior.

La comunidad de inteligencia aún no determina qué es lo que está causando los síntomas. Algunos incluso descreen que se trate de un ataque, por no poder identificar la tecnología que los genera, aunque todos coinciden que no puede ser casualidad.