Batalla campal tras desalojo en La Victoria


 Unas diez casas de madera y algunas de concreto quedaron reducidas a escombros y con ellas los inmuebles de quienes residían allí.

Corrían las siete de la ma­ñana, aproximadamente, cuando los moradores de la zona conocida como “La Solana” en el distrito mu­nicipal de La Victoria, San­to Domingo Norte, des­pertaron entre el ruido de maquinarias y la abruma­dora presencia de contin­gentes policiales para el inicio ayer del desalojo de los habitantes de la zona.

Por lo menos diez casas de madera o concreto fue­ron reducidas a escombros y con ellas los ajuares de quienes residían en estas desde hace más de cinco años.

Pero el proceso de desalo­jo, que según moradores consultados de comunida­des vecinas había sido ad­vertido, encontró en los vecinos de La Victoria fé­rreos adversarios que con los pedazos de lo que an­tes eran sus hogares arre­metieron contra los agen­tes de la Policía Nacional.

“Antes de nosotros entrar bien por ahí, ellos agarra­ron y balearon a un poli­cía, ellos tienen armas de fuego y hasta uno de los SWAT tiene un cepillón de bala”, explicó uno de los civiles parte del contingen­te para el desalojo.

“A uno también le dieron una pedra’ en la cabeza”, “ahorita a una mujer po­licía le dieron en un pie”, eran otros de los rumores que crecían entre los curio­sos que a pesar del riesgo se asomaban desde los umbra­les de las puertas de sus ho­gares o negocios.

Este medio intentó validar las versiones de que por lo menos dos policías resulta­ron heridos de balas y otros dos por pedradas, sin em­bargo el coronel a cargo del operativo se negó a ofrecer detalles y dijo desconocer sobre el particular.

Ambiente
Durante las casi seis horas que duraron los enfrenta­mientos entre civiles y po­licías, la calle principal se forró de quebrantadas bote­llas de vidrios, piedras frag­mentadas tras el impacto contra el pavimento y una estela de restos de bombas lacrimógenas.

Sin embargo, los caminos que conducen hacia “La Solana”, además de tierra, hierba descuidada y hoyos, estaban impregnados de la angustia y desesperación de aquellos que no saben dón­de pasarán la noche o a qué lugar llevarán lo poco que les quedó.

“Sin casa nos dejaron”, ex­clamó Yomira, quien senta­da sobre una cubeta miraba a lo lejos en busca de con­suelo. “Se llevaron todo; los papeles, el dinero, todo”, se­ñaló.


Justicia.

Según los afectados, el territorio está sometido a un proceso legal que tendría audiencia el 18 de este mes para que los habitantes presenten documentos que les ava­len como propietarios

No obstante, señala­ron al presunto abogado Víctor Magallanes “Rin­gilín” como el promotor de los desalojos por sus supuestas conexiones en el poder y quien desde hace dos años tiene in­terés en “apoderarse” de los terrenos.

Fuente: listín diario