Iglesia Católica suspende al cura Elvin Tavarez Durán, señalado por muerte de adolescente en Villa Mella



SANTO DOMINGO. La Arquidiócesis de Santo Domingo suspendió este lunes al sacerdote Elvin Taveras Durán, a quien señalan por la muerte del adolescente Fernelis Carrión Saviñón, de 16 años, en un hecho ocurrido en Santo Domingo Norte.

“Establecemos la medida cautelar de retirar del ejercicio del Ministerio Sacerdotal (suspensión “Ad Divinis” Canon 1935) al padre Elvin Taveras Durán. En un comunicado, pide a las autoridades que “basados en la verdad de los hechos, apliquen las sanciones previstas en el Código Penal”.

“Aseguramos a las autoridades nuestra colaboración en toda la investigación y el proceso judicial”, dice la Arquidiócesis de Santo Domingo. El sacerdote Taveras Durán servía en la parroquia San Nicolás de la urbanización Máximo Gómez, de Villa Mella.

Pide perdón a la familia
“Acompañamos en su dolor a la familia Carrión Saviñón, a la cual le expresamos nuestra cercanía, le pedimos perdón y les aseguramos nuestras oraciones”, manifiesta el comunicado.
Asimismo, la Arquidiócesis invitó a “todas las parroquias, comunidades, movimientos e instituciones católicas a unirnos en oración permanente por la víctima, sus familiares y por los feligreses de las parroquias Santa Cecilia y Nuestra Señora de Fátima. Al mismo tiempo imploramos del Señor la fuerza para seguir sirviendo al pueblo de Dios”.

El sacerdote acusado de supuestamente matar a un adolescente de 16 años de Villa Mella habría intentado suicidarse esta mañana en la celda donde estaba recluido del destacamento Felicidad de Los Minas. Así lo aseguraron parientes del menor Fernelis Carrión Saviñón de 16 años, quienes especificaron que el sacerdote Elvin Taveras Durán de la parroquia San Nicolás de la urbanización Máximo Gómez, fue sacado esta mañana del destacamento y anda con el fiscal y agentes policiales que investigan el caso.

“Los otros presos vocearon que se iba a suicidar”, dijo Víctor Saviñón, tío de la víctima.
Reina confusión entre la familia del menor porque el cadáver encontrado en la carretera que conduce a Sabana Grande de Boyá, y al que se le practicó una autopsia en la unidad del Instituto Nacional de Ciencias Forenses del Cementerio Cristo Redentor, resultó no ser su pariente.

“El cura que es la persona que oficialmente se acusa de la muerte del joven, anda con los investigadores. Nosotros queremos esperar que sea el Ministerio Público cuando venga que nos oriente porque realmente hasta ahora los familiares no han recibido el cadáver. Todavía oficialmente no ha aparecido el cadáver para entregarlo a los familiares”, explicó el abogado de la familia, Marco Tulio Reyes, quien dijo que el sacerdote confesó a las autoridades haber cometido el crimen.

Diario Libre