Se hunde barco con 170 personas a bordo con 6 muertes y 16 desaparecidos turistas en Guatapé


COLOMBIA. Un barco con unas 170 personas a bordo, en su mayoría turistas, se hundió este domingo en la represa de Guatapé, ubicada en el noroeste de Colombia, lo que dejó al menos 6 muertos, 16 desaparecidos y 21 heridos.

La cifra de fallecidos fue anunciada por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y representa una revisión a la baja del número que había divulgado previamente el Departamento Administrativo del Sistema para la Prevención, Atención y Recuperación de Desastres (Dapard).

No se han dado explicaciones sobre qué causó la confusión en la cifra. Carlos Iván Márquez Pérez, director general de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastre, informó que 133 personas han sido rescatadas, pero aún hay 16 desaparecidos. Dijo que 25 expertos participan en las labores de rescate, que se concentran en la parte perimetral de la embarcación, y que pese a las dificultades esperan concluir en las próximas horas.

Por el momento se desconoce la identidad de las víctimas, de qué nacionalidad son los turistas y qué provocó el hundimiento de la embarcación. Imágenes en redes sociales muestran al barco tuRístico "El Almirante", de cuatro pisos, hundiéndose y numerosas embarcaciones particulares acercándose para ayudar y transportar a los pasajeros.

Juan Quiroz, un empresario de la zona que grabó un video del accidente, le dijo a BBC Mundo que el barco tardó 5 minutos en hundirse, en una zona del embalse que tiene unos 45 metros de profundidad.
Testigos entrevistados por medios de comunicación locales dijeron que los pasajeros que naufragaron no llevaban chalecos salvavidas.

La periodista Sally Palomino del diario español El País informó en su cuenta de Twitter: "Hace un mes mi mamá y yo nos subimos a ese mismo barco, pedimos chalecos y nos dijeron 'exageradas'".
Una de las sobrevivientes fue Nora Raquel Pérez, quien visitaba Guatapé en un paseo de 20 personas y le dijo al diario regional El Colombiano que el barco dejó el muelle de manera normal, navegó casi un kilómetro y de un momento a otro comenzó a fallar.

"El capitán nos dijo que nos moviéramos hacia la derecha del salón, luego gritó que corriéramos hacia el otro lado y, por último, hacia adelante. Pero se estaba inundando por todos lados", relató Pérez al medio local. "Mi primo rompió uno de los vidrios panorámicos del barco y ambos nos lanzamos al agua. Yo no sabía nadar. No sé cómo floté. Es un milagro que quedé con vida", añadió.

Fuente BBCMUNDO