Once propuesta de cómo deben ser las nuevas Salas de Redacción

MIAMI. Eduardo Tessler, experto en procesos de integración en salas de redacción multimedia presentó, en la SIP Connect 2017 presentó en once puntos cómo deben ser las nuevas salas de redacción. Consideró que las redacciones deben de tener dos tipos de contenidos, el obligatorio y el exclusivo, este último es al que se debe apostar el máximo posible.

La redacción es un lugar donde las personas se encuentran para discutir las buenas. “Hay que discutir las buenas ideas, debe ser tempranito en la mañana cuando la gente está fresca, se plantean y se desarrollan”. Todos deben tener la posibilidad de generar ideas. “Las grandes y mejores notas salen de las ideas que salen a partir de idea de gente normalita que se discuten en el baño y el café”. 

Las redacciones de hoy pueden tener pocos, pero buenos periodistas. No se admite gente aburrida. “No se permite gente que diga esto no funciona, la redacción debe ser creativa”.

La estructura piramidal es más ancha y menos alta. Pero sigue siendo necesaria la jerarquía. “Hay que desconfiar de los directores que se cierran en su despacho y solo hablan con sus ejecutivos”. La mesa central es la unidad de decisiones estratégicas. Sus integrantes no deben tener funciones burocráticas. “Asignar un coche no es un tema de la mesa central, el tema de la mesa central es creatividad”.

La redacción debe ser el corazón y el pulmón de la compañía de medios. “La redacción es el negocio de la compañía”. Aun multimedia por definición, una redacción mantiene algunas funciones específicas de la monomedia.  No está dicho que un excelente director de periódicos sea un gran director multimedia. “Hay ejecutivos que no saben abrir un correo”.

Las buenas salas de redacción tiene discusiones, ruidos, peleas. Hay que desconfiar del silencio. Digital no es un plus, es lo que debe ser. “No se debe echar a la gente de papel, pero lo digital tiene que estar a principio de todo”. Las mesas del breaking news y los reporteros trabajan lo del día, pero los buenos periodistas trabajan lo exclusivo.

Fuente Diario Libre