Odebrecht, Hipólito, Leonel y Danilo. Por Sara Pérez

Hay más de un elocuente indicador para dudar de que en la República Dominicana haya alguna voluntad política, de desmontar el nivel de robo y corrupción en que viven enfangadas las autoridades.

El primer inconveniente es que sin el soporte de la corrupción, la impunidad y el robo, muchas autoridades estarían encarceladas, y no solo las autoridades gubernamentales, sino una parte del “liderazgo” empresarial…por no mencionar a algunos jerarcas religiosos, que cobijados bajo toda la basura estructural, y por razones de edad,  están fuera del alcance de la justicia… al menos de la terrenal.

La complacencia del poder político ante los estruendos del robo público y de la corrupción, llega a tales extremos, que Leonel Fernández sigue recibiendo a la vista de todos, con total desfachatez, unas festivas congratulaciones de cumpleaños (apoltronado dentro de la que bien puede considerarse como una de las pruebas de los delitos) por parte de sus cómplices y beneficiarios (que ni siquiera tienen el pudor de cubrirse el rostro, con los antifaces que usan los asaltantes comunes) en vez de estar dando todas las explicaciones que le debe al país, sobre los Tucanos, concesiones mineras completamente inexplicables y contrarias al interés público; megaconstrucciones sobrevaluadas y sujetas a cuestionamientos en torno su condición integral, con cualquier clase de desarrollo urbano; hoyos fiscales, desembolsos sin respaldos y/o sin apego a reglamento alguno, políticas formales de exterminio y criminalización de sectores miserables de la población, condescendencia y padrinazgo de mafias policíaco-militares y relaciones y sociedades con narcotraficantes y sistemas de lavado...
http://somospueblo.com/odebrecht-hipolito-leonel-y-danilo-por-sara-perez/